El Coronavirus amenaza la Reserva de Caza de Gredos

Asenorg presenta «Descansa en Gredos, te lo mereces»
abril 19, 2020
Des – escalar en Gredos, crónica de la «Cincuentena»
mayo 2, 2020

Nada escapa al Coronavirus. Ni siquiera los símbolos, como las cabras de Gredos. La Reserva Regional de Caza  podría perder el 70% de los ingresos, unos 840.000 euros, lo que afectaría a la Junta de Castilla y León, a cerca de 700 propietarios particulares, y a los ayuntamientos de  15  municipios de Gredos. El empleo directo podría salvarse pero, esta drástica merma arrastrará en su caída a otras empresas que indirectamente se benefician de esta actividad cinegética cuya clientela es en un 80% extranjeros.

 

Macho de Gredos.

El macho montés se caracteriza por su majestuosidad. Esta fotografía y la de portada son de Luis Alfonso Apausa.

El 7 de marzo, justo una semana antes del inicio del Estado de Alarma en España, se celebró la última subasta de machos de cabra montés en El Hornillo (Ávila). Acudieron más de 200 personas y la recaudación, 322.805,50 euros, se acercó al récord absoluto de hace dos años. Los organizadores lograron apagar el fuego de la entonces incipiente alarma social por el Coronavirus transmitiendo a los potenciales cazadores que, de producirse alguna emergencia que les impidiera viajar a Gredos, los permisos se podrían trasladar a otra fecha.

Desde entonces han pasado 46 días y el coronavirus no es ya una amenaza fantasma sino una dramática realidad que está moviendo los cimientos de la economía mundial, y por consiguiente también de las  locales. La Reserva Regional de Caza de Gredos, con una extensión de 39.000 hectáreas distribuidas en los 15 municipios que la integran a ambos lados del macizo, no ha escapado a las fatales consecuencias de la pandemia.

En el mejor de los escenarios y con las perspectivas más halaeñas calculamos la pérdida del 70% de los 1.200.000 euros, que facturamos anualmente, unos 840.000. Los clientes de momento han mantenido los pedidos ya que al ser una causa de fuerza mayor les hemos garantizado la devolución de las señales que dan cuando adquieren el derecho a abatir un animal. Esperamos poder salvar algo pero, con un 25% nos conformaríamos”, asegura María Ángeles Prieto, presidenta de la Asociación de Propietarios de la Reserva de Gredos.

 

Macho en Gredos

La cornamenta es un preciado trofeo cinegético. Foto: Luis Alfonso Apausa.

 

A pesar del confinamiento, estos días María Ángeles no para un momento. Su misión, una vez más apagar fuegos, resolver las dudas y tranquilizar a los clientes.  «A día de hoy el futuro de la Reserva es incierto porque a todos los problemas que ya teníamos antes se suma éste que es muy grave. Aunque las empresas cinegéticas son españolas la mayoría de nuestros clientes, el 80%, son extranjeros.  España es el segundo país europeo más afectado y aunque abrieran las fronteras es poco probable que quieran venir porque hay miedo.

También le plantean dudas los clientes nacionales porque, según María Ángeles: “suelen ser empresarios con cierto poder adquisitivo pero que también viven una situación de incertidumbre porque esta crisis está afectando a todos los empresarios desde los pequeños a los grandes. No veo un futuro halagüeño este año y esperemos que no se extienda a 2021. En cualquier caso, nuestra intención desde la junta directiva es intentar revertir esta situación y minimizar las pérdidas que pueda provocar esta pandemia.”

Las pérdidas económicas pueden ser enormes. Según datos de La Junta de Castilla y León, en la temporada cinegética 2018-2019 se mataron 161 machos (rececho) por 1.093.308,32 euros y 64 hembras (rececho) por un total de 16.879,5 euros y se realizaron un total de 34 monterías con unos ingresos totales de 47.195,86 euros.

 

 

Carlos de la Iglesia, Celador Mayor de la Reserva de Gredos.

Carlos de la Iglesia, Celador Mayor de la Reserva de Gredos. con un macho.

 

“Hasta el 31 de marzo teníamos que haber cazado cuatro cabras selectivas y 5 machos que no se han cazado y probablemente los permisos sean irrecuperables. En cuanto a los recechos de esta temporada calculo que se han perdido unos 20, lo que supone alrededor de 9.500 euros por permiso de cada macho”, explica Carlos de la Iglesia, Celador Mayor de la Reserva de Gredos.

Cada temporada se desarrolla del 1 de abril al 31 de mayo en una primera fase y del 1 de septiembre al 31 de marzo en una segunda tanda. La subasta se realiza alternando cada año en un pueblo de la vertiente norte o sur que se ceden el testigo. El dinero recaudado se reparte entre los propietarios, que son ayuntamientos y particulares, excepto un 15 por ciento que va a un fondo de mejoras común y un cupo para que la Junta abone otros gastos relacionados con el mantenimiento de la Reserva.

Con ese fondo, que ronda los 160.000 euros anuales, se llevan a cabo obras para mejorar las infraestructuras: “Se habilitan caminos, se limpian veredas, se reconstruyen los refugios… lo que supone un beneficio para la propia sierra pero también para visitantes y ganaderos además de para todas las empresas que llevan a cabo estas obras, que se verán afectadas también por esta crisis”, explica María Angeles Prieto.

CABRAS GREDOS

Machos en el Refugio del Rey, hoy en ruinas. Fotografía: Gonzalo Espinilla.

 

La Reserva comprende prácticamente el llamado Macizo Central de la Sierra de Gredos, al sur de la provincia de Ávila, que abarca las formaciones montañosas más características de todo el Sistema Central  y se ubica en los términos municipales de Zapardiel de la Ribera, San Juan de Gredos, Navalperal de Tormes, Navarredonda de Gredos, Hoyos del Espino, El Arenal, El Hornillo, Guisando, Arenas de San Pedro, Candeleda,  La Aliseda de Tormes y Bohoyo.

Ojalá me equivoque, pero si no remontamos la crisis pronto ese poco más de un millón de euros (1.200.000) que entraba en la zona aproximadamente y que en parte los ayuntamientos utilizábamos para mejorar nuestros pueblos se va a ver reducido a nada, la reserva no va a producir ningún beneficio económico este año. El perjuicio es general y para muchos de los particulares, aunque solo tengan unas pocas acciones, estos ingresos les sirven para complementar las pensiones, que en muchos casos son bajas”, explica María Ángeles Prieto Sánchez, que también es alcaldesa de Zapardiel de la Ribera.

 

El 80% de los cazadores de machos son extranjeros. Fotografía: Luis Alfonso Apausa.

El 80% de los cazadores de machos son extranjeros. Foto: Luis Alfonso Apausa, del Hostal Almanzor, de Navarredonda de Gredos.

 

La difícil situación también podría afectar al empleo. Una parte de los ingresos se deriva anualmente para el contrato de vigilancia de la sierra que da trabajo a 6 personas: “Se podrá mantener gracias a la previsión de la Junta de Castilla y León y de la Asociación de Propietarios de la Reserva que cuenta con un fondo para poder soportar los contratos en caso de cualquier contingencia”.

Además, la Asociación de propietarios de la Reserva tiene dos personas contratadas, una en la cara norte y otra en la sur, y la intención, según su presidenta, es poder mantener los puestos: “tenemos que estudiar cómo hacerlo teniendo en cuenta que los ingresos se verán tan mermados”.

 

Escultura en homenaje a la cabra de Gredos, en Hoyos del Espino.

Homenaje a la cabra, en Hoyos del Espino. Foto: Eva Veneros.

 

La cabra es el emblema de Gredos. En la Reserva Regional de Gredos hay alrededor de 7.000 cabras, (3,800 en la vertiente norte) y el resto en la sur. Se trata de la subespecie capra pirenaica victoriae, que está presente también en otras sierras del Sistema Central como la Sierra de Francia (Salamanca) y la de Guadarrama (Madrid y Segovia), además de dos pequeños núcleos de Los Ancares (León) y los Picos de Europa.

La cornamenta de los machos, que puede alcanzar los 70-90 centímetros (cm.) a la edad de 12-15 años es un preciado trofeo cinegético. El lote por el que más se desembolsó en la subasta de El Hornillo fue por un macho de la vertiente norte de la Sierra de Gredos y de categoría superior -A1. Su importe ascendió a 8.378 euros, unos 700 menos que los 9.028 que se pagó por un ejemplar similar en 2019.

Existe un Plan de Ordenación Cinegética de Reserva Regional de Caza en el que se estudian distintos aspectos (naturales, legales, cinegéticos) y también un Plan de caza anual de la cabra montés, la caza selectiva y control epizoótico-sanitarios. Asimismo cada año se realiza un censo para la vertiente norte y sur, con el que se adecúa el plan de caza a las existencias y calidad de los trofeos.

 “La situación actual es también una pena porque esos animales que no se van a cazar morirán igualmente en la sierra, ya que en Gredos se hace una caza selectiva que implica que solo se abaten animales enfermos o en la última fase de su vida. De todo lo que se podría comercializar solo un 10% sobrevivirá, el resto son animales que fallecerán”, explica María Ángeles Prieto.

 

Cabra Gredos

Las cabras de Gredos están muy acostumbradas a la presencia de montañeros y excursionistas. Fotografía: Juan Ruiz.

 

“Además del dinero de los permisos también se pierden las pernoctas de los cazadores que son dos de media por cada macho cazado, además de otros posibles gastos de los cazadores”, explica Carlos de la Iglesia, Celador Mayor de la Reserva de Gredos que sigue trabajando en la Reserva estos días de confinamiento pero, con ciertas medidas de seguridad “nos movemos una sola persona en cada coche y procuramos acercarnos lo menos posible”.

El celo de la cabra, reclamo turístico.

La convivencia de las cabras y los humanos durante millones de años con paseantes y montañeros de todo rango y condición, hace probable que estos días los animales echen de menos nuestra presencia aunque muy probablemente estén más a gusto sin nosotros.  Es fácil contemplarlas sobre todo en las zonas de la Plataforma y en El Puerto del Pico pues forman parte del paisaje de Gredos y son  también un reclamo turístico. Cada otoño, alrededor del mes de Noviembre, durante la época del celo de la cabra, cada año aumenta el número de visitantes que quieren venir a contemplar las peleas de machos, todo un espectáculo de la naturaleza.

 

Pelea de machos en Gredos. Cabras

Pelea de machos en Gredos, un espectáculo natural. Fotografía: Luis Alfonsos Apausa.

 

Desde la época del Paleolítico la cabra ha sido cazada por el hombre, también por los primeros pobladores de estas montañas, pastores trashumantes en busca de pastos frescos, que instalaban en la sierra sus chozas y majadas en la época estival. Éstos, encontraron en las cabras un complemento de proteínas tan importante para su alimentación que estuvieron a punto de provocar su desaparición.

Historia de la Reserva

A principios del siglo XX apenas llegaban a la decena de ejemplares. Los ayuntamientos y propietarios particulares de la sierra de Gredos alarmados por esta drástica reducción  (1 macho, 7 hembras y 3 cabritos) cedieron al rey Alfonso XIII los derechos de caza del Circo de Gredos, en concreto la Laguna Grande, las Cinco Lagunas y los riscos que la limitan por el Sur.

La afición a la caza del rey Alfonso XIII y sus frecuentes cacerías en Gredos le llevaron a promover en 1905  la creación de la Reserva de Caza de la Sierra de Gredos. Gracias a ello la recuperación de la especie y el incremento del número de ejemplares ha sido constante desde entonces.

 

Franco en un cacería en Gredos. Fotografía del libro: «Gredos, un siglo entre Piornales y Roquedos», escrito en colaboración por Julio Chamorro y J.Ramón Martín.

 

La cesión se hizo en 1905  pero no fue hasta 1917 cuando se llevó a cabo el “acta de deslinde” o delimitación formal de estos terrenos. Alfonso XIII lo declaró Coto Real y encargó al marqués de Villaviciosa de Asturias que creara un equipo de guardas entre los cazadores autóctonos. Se nombró a Domingo Blázquez  Guarda Mayor de la vertiente sur y a José Nuñez de la norte. Para la organización de expediciones cinegéticas, muy frecuentes en esos años se nombró a Julio Chamorro, natural de Hoyos del Espino, Guía Oficial.

El coto Nacional de caza de Gredos pasa a ser Reserva Nacional de Caza mediante Ley de Caza 1/1970 de 4 de Abril (Disposición Final 2ª), siendo actualmente la Reserva Regional de Caza «Sierra de Gredos» por Ley 4/1996 de 12 de Julio, de Caza de Castilla y León.

Eva Veneros Hernández

Casa del Altozano

Si quieres recibir nuestras noticias frescas para estar al tanto de lo que pasa en Gredos escribe tu email aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies