Gredos Norte en lucha contra la procesionaria

GATOS COLONOS II: Donde fueres haz lo que vieres… o no
febrero 8, 2020
CAMPAMENTOS DE VERANO EN GREDOS
marzo 16, 2020

 La procesión va por dentro. Y por fuera.

A pesar de ser febrero la oruga procesionaria está empezando a salir de sus “bolsones” y a bajar, en fila de a uno, por los pinos de Gredos Norte, para enterrarse y pasar a la fase de crisálida, dejando tras de sí un paisaje desolado de cientos de pinos infectados.

Pero la procesión también va por dentro porque, haciendo honor a ese refrán, a pesar de estar causando un daño enorme se disimula o no se exterioriza el sufrimiento que se padece. Vamos, que se finge que no existe.

La administración provincial y autonómica hace oídos sordos a los informes de los técnicos medioambientales y a las peticiones de los ayuntamientos de los pueblos de Gredos Norte que ven como esta plaga crece cada día desde hace más de un año en los pinares de Gredos.

Esta oruga es la segunda causa de destrucción de los pinares españoles solo por detrás de los incendios forestales. Alarmados por este dato y por las previsiones a medio y largo plazo que vaticinan los expertos, en la vertiente norte de Gredos, ayuntamientos, asociaciones de vecinos y empresarios, hartos de esperar una solución que no llega han decidido tomar medidas.

 

bolsones procesionaria

Los «bolsones» de la procesionaria «decoran» mortalmente cientos de pinos de Gredos Norte.

La primera medida ha sido organizar una charla ofrecida por Juan Andrés Oria de Rueda, ingeniero especializado en temas de silvopascicultura y profesor de Micología y Botánica Forestal en la Universidad de Valladolid. A la charla, que ha tenido lugar en el antiguo cuartel de Navarredonda de Gredos este sábado 22 de febrero, han asistido numerosos vecinos, empresarios y algunos alcaldes de los municipios de Gredos Norte.

 

Juan Andrés Oria, ingeniero especializado en temas de silvopascicultura y profesor de la Universidad de Valladolid, durante su charla en Gredos.

 

Andrés Oria, ingeniero forestal del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, ha calificado la situación de preocupante y ha explicado cómo se reproduce esta oruga, cuáles son sus consecuencias para la salud y para el medio ambiente y cómo librarse de ella por medios naturales. Oria ha explicado el proyecto que dirige en la Universidad de Valladolid que consiste en la utilización de un hongo, el Cordyceps Militaris, cuya eficacia para acabar con la procesionaria parece probada en las pruebas realizadas hasta el momento.

 

El hongo Cordyceps Militaris, en la foto de la derecha, reduce en un 80% la procesionaria donde está presente, según un estudio de la Universidad de Valladolid.

Se ha observado que este hongo, de forma de maza y color anaranjado, puede acabar con el 80% de la procesionaria ya que ataca las crisálidas de las mariposas y frena de forma natural su propagación.

“Estamos aún en fase de estudio pero los resultados que tenemos hasta el momento son esperanzadores” explica Andrés Oria, que cree probable que este hongo pueda desarrollarse en Gredos Norte y no descarta que ya exista en determinadas zonas. “Las mayores localizaciones de este hongo se han dado en bosques del norte del país, pero también los hemos encontrado en pinares mediterráneos. Se podrían tomar muestras del suelo para ver si este hongo puede fructificar aquí”, explica Andrés Oria.

Los micocultivos se están probando como solución para numerosos problemas de salud de personas y bosques.

El alcalde de Navarredonda de Gredos, José Manuel Jiménez, ha ofrecido la total colaboración del municipio para llevar a cabo un proyecto piloto sobre la utilización de este hongo en la eliminación de la procesionaria. “Estamos decididos a poner freno a esta preocupante plaga y dispuestos a colaborar con todos los organismos que sea necesario para lograrlo”, asegura José Manuel Jiménez.

Por su parte el alcalde de Hoyos del Espino, Jesús González, también presente en el acto, explica que “aunque en Hoyos hay menos procesionaria de momento la plaga también nos preocupa y afecta. Esta charla ha sido muy esclarecedora sobre las distintas medidas que se pueden tomar para controlarla, como la utilización del hongo que ha explicado el profesor Andrés Oria”.

 

El pinar de Navarredonda de Gredos es un recurso natural de gran belleza, valor ecológico y turístico.

 

Métodos naturales para frenar la procesionaria

EL micocultivo, del Cordyceps Militaris,  pudiera ser una solución para controlar la plaga de procesionaria pero, mientras se verifica su eficacia, Andrés Oria ha explicado otros métodos naturales que pueden paliar su propagación. Entre ellos ha destacado la diversificación de las masas forestales y la introducción de especies arbóreas más resistente a la plaga; la gestión activa de los bosques y el empleo integrado de medios biológicos y mecánicos. Entre los distintos métodos ha hablado de la lucha con fitosanitarios, de la eliminación física de los bolsones con pértigas y rodillos, los anillos atrapa orugas, las trampas de feromonas para las polillas y la construcción de cajas anidaderas para páridos.

 

El Carbonero es uno de los depredadores de la procesionaria junto con el Cuco, la abubilla, y el murciélago orejudo, entre otros. Fotografía: Luis Alfonso Apausa.

 

“Algo tan sencillo como la colocación de cajas anidaderas para facilitar la cría y aumento del número de pájaros depredadores de la procesionaria como son el cuco, la abubilla, el herrerillo y el carbonero, puede ser eficaz y decisivo, incluso más efectivo que los productos químicos, que además pueden diezmar el número de otras especies, como ha ocurrido con la mariposa Isabelina”, explica Oria que asegura que los medios naturales también tienen un coste pero son inocuos para el medio ambiente, sostenibles y a la larga más eficaces.

Un reciente estudio universitario ha probado los beneficios que los Boletus proporcionan a las Jaras.

Siempre ha existido la procesionaria pero ahora con las elevadas temperaturas, fruto del cambio climático, se ha alterado el ciclo de desarrollo de la oruga y se aceleran tanto los ciclos que a veces, cuando salen aún no han regresado de África sus depredadores naturales, como el cuco o la abubilla, el carbonero, etc.”, explica Oria, quien también apunta la eficacia, aunque limitada, de las trampas de feromonas y la fumigación con bacterias naturales.

Los pinares de Gredos Norte son también un valioso recurso micológico y forestal. Fotografía: Eva Veneros.

 

La Plaga de hace diez años

Hace una década en los pinares de Gredos hubo una plaga de procesionaria similar a la de la actualidad y se solucionó fumigando sobre los pinares una bacteria, la Bacilus Turigensis. Por alguna razón, falta de medios, falta de interés o lo contrario, en esta ocasión la Administración provincial y autonómica de momento no ha hecho nada al respecto.

“Hace diez años el tratamiento bacteriano dio buenos resultados pero ahora y, a pesar de los informes que hemos hecho alertando de la gravedad de la situación no se está haciendo nada. Viendo el aumento de las temperaturas, la velocidad y la forma en que se está extendiendo, esta plaga forestal podría infectar totalmente a los pinares de la zona de no tomar medidas urgentes”, asegura Florencio Martín, Agente Medioambiental, responsable del pinar de Navarredonda de Gredos desde hace más de 30 años, y alérgico a la procesionaria.

 

Hay diferentes métodos naturales de protección de los pinos frente a la oruga procesionaria.

¿Qué se está haciendo en Gredos Norte?

En la necesidad de tomar medida urgentes es en lo que han estado de acuerdo todos los presentes en la charla de Andrés Oria, ya que el problema de la procesionaria puede tener consecuencias graves para la economía de la zona.

“ Gredos es paisaje, la naturaleza es nuestro tesoro y si se la daña, se daña el turismo y la economía de la zona. Tenemos que movilizarnos para impedirlo”, asegura Isabel Sánchez Tejado, presidenta de la Asociación de Empresarios de Gredos Norte, Asenorg,

 

 

Esta asociación empresarial, junto al Ayuntamiento de Navarredonda de Gredos, y  la Asociación de Vecinos, Propietarios y Amigos de San Bartolomé de Tormes, ASVEPA han organizado la charla divulgativa y el posterior debate como primera medida para buscar soluciones al problema.

“Es fundamental hacer comarca, unirse en un frente común asociaciones de vecinos, ayuntamientos y empresarios para luchar contra esta plaga.”, explica Aurora Jiménez de, ASVEPA.

 

Si no se buscan soluciones urgentes, en dos ó tres años se podrían infectar totalmente los pinares de Gredos de la procesionaria del pino, según los expertos medioambientales.

 

¿Qué es la procesionaria del Pino  ( Thaumatopea pytocampa?

Es una oruga defoliadora que produce importantes daños, especialmente en Pinos, Abetos y Cedros, en cuyas copas construye sus nidos para aprovechar el calor del sol. Son parásitos ya que no aportan nada a los árboles, sino que se alimentan de sus hojas y luego lo abandonan, en procesión, guiadas por una hembra que teje un hilo conductor, poco antes de acabar con él, o secarle en gran parte. Sus plagas son cíclicas, cada tres o cuatro años.

Las elevadas temperaturas han alterado los ciclos vitales de la procesionaria.

 

¿Cuál es su hábitat?

La mayoría de los pinares de la Península Ibérica están expuestos a ella ya que sus preferidos son los pinares de clima continental o de interior, entre los 400 y 1000 metros de altitud sobre el nivel del mar.

“Si en Gredos se implementa un proyecto innovador para el control de plagas de procesionaria sería un motivo diferenciador positivo, teniendo en cuenta que está extendida en todos los pinares de la Península Ibérica. asegura, Pedro Partal, coordinador de seguridad de montaña de la Federación de Castilla y León para Gredos, y vecino de Navarredonda de Gredos. En su web, www.encorda2.com, ofrece consejos sobre como prevenir la procesionaria y cómo moverse en la montaña.

 

Las orugas abandonan el árbol, en procesión, guiadas por una hembra que teje un hilo conductor.

 

¿Cuál es el ciclo vital de la procesionaria?

Para poder combatirla es necesario conocer el ciclo biológico en el que se encuentran las orugas que varía según la estación del año. En verano se aparean las mariposas y ponen sus huevos en los árboles, 30 ó 40 días después, alrededor de Septiembre, los huevos eclosionan.

Durante el otoño y el invierno las permanecen en los árboles y van pasando por 5 fases de crecimiento. A partir de la tercera fase las orugas desarrollan los pelos urticantes y los bolsones que han ido construyendo son más densos.

Mariposa Taumatopea pytocampa. Fotografía: Aramits (64), 22 juillet 2007.

Es a partir de esta fase cuando empiezan a ser más peligrosas para la defoliación pero es ahora, al final del invierno y el principio de la primavera cuando la procesionaria del pino desciende de los árboles para enterrarse en el suelo y pasar a la fase de pupa o crisálida, el 80% de éstas eclosionará y empezará un nuevo ciclo, el resto tardará un año en eclosionar.

¿Quién se come a la procesionaria ?

Resulta difícil imaginarlas como parte de la dieta sin embargo son uno de los platos preferidos de algunas aves insectívoras: Cucos, Carboneros, y Herrerillos,  son, junto con los murciélagos orejudos, los depredadores más efectivos de la procesionaria. Sin embargo estas orugas también forman parte del menú de urracas, cuervos, abubillas, capuchinos y lirones caretos.

Construir «cajas anidaderas» para que puedan proliferar pájaros depredadores de la procesionaria, como el herrerillo de la foto, es una medida eficaz. Fotografía: Luis Alfonso Apausa.

¿Cómo se combate la procesionaria?

En la actualidad hay varios métodos de control de esta plaga:

1) La Endoterapia, que es un tratamiento preventivo que  hay que realizar de Octubre a Enero. Consiste en inyectar al árbol un producto nutritivo y fitosanitario que se propaga a través del xilema por todo el árbol. Las larvas comen las hojas, se envenenan y mueren.

2) Pulverización: Se pulveriza directamente a los árboles, a los bolsones, se hace de Enero a Marzo cuando ya es tarde para prevenir. La pulverización puede hacerse con bacterias naturales, inocuas en principio para otras especies o con productos químicos, pesticidas potencialmente perjudiciales para personas y otros animales.

3) Anillas alrededor del tronco. Cuando las larvas bajan a lo largo del tronco, de enero a Mayo, es cuando se colocan estas anillas que las atrapan.

4) Trampas de feromonas:  Se aplica en verano, cuando las polillas se aparean, se las atrae con estas trampas y así se corta en parte su reproducción, por lo que aunque se reduce la población no se acaba con la plaga.

La abubilla también es un pájaro insectívoro que come orugas procesionarias. Fotografía: Luis Alfonso Apausa.

 

¿Es peligrosa la procesionaria para los humanos ?

Estas orugas tienen un sistema para defenderse, son una especie de dardos venenosos, unos pelos rojizos llamados tricomas, que miden de 100 a 200 micras, y que están llenos de una sustancia urticante (histamina) que las protege de los depredadores.

Ésta produce a los humanos urticaria, más intensa cuanto más nos arrascamos. Durante cinco días se sienten picores, especialmente intensos el segundo y tercer día, y si persistimos en arrascarnos puede afectar a la piel, los ojos e incluso las vías respiratorias. Se han dado casos de hospitalización por la procesionaria cuando la exposición a ellas ha sido muy intensa.

Cuando las orugas bajan del árbol para enterrarse en el suelo y convertirse en crisálida, a finales de abril aproximadamente, es cuando más peligrosas resultan.

 

¿Qué hacer si  vemos la procesionaria?

Al final del invierno y principios de la primavera son peligrosas para las personas y los animales. Si encontramos la procesionaria a nuestro paso no hay que destruir sus nidos ya que los tricomas se pueden extender más por la acción del viento. No es necesario tocarlas para que nos contagien, se extienden por aire, asique en ningún caso hay que tocarlas, ni moverlas. Los nidos deben ser destruidos por profesionales por lo que lo mejor es evitar cualquier contacto con las larvas.

“No hay que pisarlas ni alterar su comportamiento de ningún modo para para evitar que los tricomas se extiendan por el aire, no hay que alarmarse pero hay que  evitarlas en lo posible, ya que pueden provocar molestas erupciones. La plaga de procesionaria es un efecto más del cambio climático, las montañas y en general la naturaleza son siempre las primeras en advertirnos. Siempre ha habido pero no eran una plaga como ahora” asegura, Pedro Partal, coordinador de seguridad de montaña de la Federación de Castilla y León para Gredos. www.encorda2.com y vecino de Navarredonda de Gredos.

Hay que evitar cualquier contacto con las orugas.

¿Y si nos “pican”?

Un remedio para combatir los picores y el dolor es darse una ducha de agua fría y no secarse después, pero dependiendo de la intensidad habrá que acudir al médico que nos recetará otras medidas terapéuticas como corticoides y antihistáminicos por vía tópica, oral o intrasmuscular, según la gravedad.

En los próximos años se intensificará la presencia de la procesionaria pero esto no implica que la alergia que provocan sea más peligrosa ni sus efectos más graves.  La clave para evitar el riesgo es prevenir, es decir evitar el contacto con ellas.

 

Hay que mantener alejadas a las mascotas de las orugas porque pueden provocarlas problemas respiratorios.

 

¿Cómo afecta a los animales?

Si tenemos mascotas, por ejemplo un perro, y entra en contacto con este insecto les provocara una dermatitis urticante. La lengua será la más afectada y hay que vigilar si se les inflama y llevarlos al veterinario en ese caso ya que el tratamiento temprano es fundamental para limitar las consecuencias. Si hay un contacto masivo con los pelos de las orugas éstas podrían causar graves problemas.

Vacas y caballos pueden verse afectados por la procesionaria al hociquear la tierra.

El ganado, vacas, burros y caballos, también podría verse afectado si hay mucha abundancia de procesionaria y estos animales hociquean en la tierra en la que están enterradas las crisálidas.

Si un animal las chupa o traga podría asfixiarse ya que la lengua y otras partes del sistema digestivo podrían inflamarse, de hecho has casos descritos en bibliografía, en animales, no en personas.

Y, de postre, un vídeo: «Concierto en Do mayor a cargo de los Pájaros del pinar de Navarredonda de Gredos»,

 

¿Verdad que merece la pena sanarlo y protegerlo?… pues vamos a ello señores, que el tiempo apremia.

 

Eva Veneros Hernández de la Torre

Casa del Altozano

Casa rural en Gredos

Si quieres recibir nuestras noticias frescas para estar al tanto de lo que pasa en Gredos escribe tu email aquí:

3 Comments

  1. Jose Manuel Jimenez dice:

    Enhorabuena por tu relato de la procesionaria, muy completo y muy esclarecedor, imagino que por la charla de Juan Andres Oria y haberte documentado sobre el tema, ha sido un placer leer tu expisicion

  2. Alfredo dice:

    Excelente trabajo. Muchas gracias por publicarlo con todo lujo de detalles y buenas fotos

  3. Gonzalo Lopez Espinilla dice:

    Magnifico artículo !!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies