Mars 2020 . Balance de una misión espacial histórica

Stellarium Ávila. Constelación de Espacios Naturales 5.0 De Ávila, el cielo….
enero 30, 2022
¿Sabías que el machismo también está en el cielo oscuro?
marzo 4, 2022

Hubo un lago estable en Marte. Así lo prueban los depósitos arcillosos hallados en el planeta rojo,  hoy  adverso para el ser humano pero en su origen habitable y similar a la Tierra. Es uno de los datos más relevantes obtenidos gracias a  Mars 2020, una misión espacial histórica que nos está permitiendo comprender cómo se formó nuestro sistema Solar para, entre otras cosas,  preparar futuras misiones tripuladas.

Además de conocer la estructura del subsuelo  marciano, esta misión, en la que se han hecho con éxito experimentos para la producción de oxígeno,  ha aportado valiosa y detallada información sobre la atmósfera del planeta, la radiación incidente en su superficie, la caracterización de los vientos y la temperatura. Nunca antes se habían obtenido tantos datos y por primera vez un ingenio humano, el helicóptero Ingenuity, ha volado fuera de nuestro planeta.

Parecen razones suficientes para que Mars 2020 sea ya considerada un hito en la carrera espacial y, aunque es pronto aún para una valoración completa de la misión, cuando se cumple un año de la llegada del rover a Marte, es posible hacer ya un primer balance. Nos lo ofrece Felipe Gómez, científico senior del Centro de Astrobiología del Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial (INTA) y CSIC.

 

 

Una puesta de Sol en el planeta Marte. Creditos: NASA/JPL-Caltech

Una puesta de Sol en el planeta Marte. Creditos: NASA/JPL-Caltech

 

Los nervios, la ansiedad y la expectación, eran casi lo único cien por cien seguro, al igual que en el reciente lanzamiento del telescopio espacial James Weeb. Todo estaba calculado, nada debería fallar, pero un millón de cosas podían salir mal.  Había mucho trabajo en juego, y muchísimo dinero, unos 2.700 millones de dólares, que se podía ir al traste por un mínimo error.

El 18 de febrero, de 2021, alrededor de las 22.00 horas, se produjo el amartizaje del rover Perseverance en Marte, tras una larga aventura de varios meses desde su lanzamiento, el 30 de Julio de 2020. Era  uno de los momentos más delicados de Mars 2020, misión espacial del Programa de Exploración de Marte realizado por la agencia norteamericana dedicada a la investigación aeroespacial, la NASA.

Fueron “siete minutos de terror” , expresión que utilizan los trabajadores de la Nasa para referirse al período de ingreso y descenso en la atmósfera marciana en que la temperatura y el riesgo son máximos. Se superaron con éxito.   El vehículo, del tamaño de un todoterreno pequeño, entró, descendió y aterrizó en la superficie del planeta rojo sin problema. Su misión: buscar evidencias de vida extraterrestre y probar nuevas tecnologías espaciales que faciliten el camino para futuras colonias marcianas.

 

Ingenuity. Creditos: NASA/JPL-Caltech

Ingenuity. Creditos: NASA/JPL-Caltech

 

Ha transcurrido un año de ese momento crítico. El Perseverance sigue buscando evidencias de vida y recogiendo muestras para  traerlas a la Tierra para su estudio como parte de una misión conjunta NASA-ESA (Agencia Espacial Europea), algo que se estima sucederá en 2026 ó 2028. Queda por tanto aún mucho tiempo para poder hacer una valoración completa de resultados, pero, a un año vista, Felipe Gómez, científico senior del INTA y CSIC nos ofrece un suculento aperitivo.

 

 

Felipe Gómez, científico senior del Centro de Astrobiología del Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial (INTA) y CSIC.

Felipe Gómez, científico senior del Centro de Astrobiología del Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial (INTA) y CSIC, dando paso a las preguntas en un foro organizado en Navarredonda de Gredos, Ávila. Foto: Eva Veneros.

 

 

10 respuestas sobre Mars 2020

 

·         ¿En qué punto se encuentra la misión Mars 2020?

Mars2020 y sus vehículos asociados (rover Perseverance y el helicóptero Ingenuity) están enviando información muy valiosa para comprender como es Marte, para estudiar si alguna vez fue habitable y para poder empezar a intuir como se pudo formar nuestro sistema solar. Es una misión de gran envergadura, el rover Perseverance lleva un instrumental científico altamente sofisticado que lo convierte en un laboratorio rodante capaz de estudiar la superficie marciana con cuatro objetivos fundamentales: caracterización geológica de Marte, la búsqueda de cualquier huella o rastro de vida pasada en el planeta rojo, la caracterización climática de la atmósfera y la preparación para una posible misión futura con astronautas.

Es una misión histórica, un hito en la carrera espacial por varios motivos entre los que podemos destacar varios experimentos para facilitar la presencia de humanos en Marte en el futuro, como por ejemplo los experimentos de caracterización de su atmósfera que estamos haciendo nosotros, o los experimentos de producción de oxígeno que está llevando a cabo el instrumento Moxie. Además, ha sido la primera vez que un ingenio humano ha volado fuera de nuestro planeta. El helicóptero Ingenuity iba como una prueba de demostración de vuelo en la atmósfera tenue y de baja densidad de Marte. Con el tiempo, no sólo ha demostrado que es factible volar un ingenio humano en el planeta rojo, si no que se ha convertido en un soporte importante para la misión y para el rover Perseverance. A día de hoy, un año después sigue dando soporte al rover.

 

Sombra de Ingenuity vista desde el propio helicoptero. Creditos: NASA/JPL-Caltech

Sombra de Ingenuity vista desde el propio helicoptero. Creditos: NASA/JPL-Caltech

·         ¿Qué es lo más destacado de lo descubierto hasta el momento?

Hay varios hallazgos que ya nos permiten pensar en que los resultados de esta misión espacial nos permitirán comprender mejor otro planeta distinto al nuestro. Nos permitirán entender un poquito mejor como se formó nuestro sistema Solar. Entre los datos más relevantes que nos ha enviado la misión está la propia caracterización de la atmósfera. Hemos podido tomar imágenes de alta resolución de lo que conocemos como “Dust devils” o remolinos de polvo. Hemos podido tomar imágenes donde se advierte claramente la presencia de nubes en la atmósfera de Marte. Hemos podido medir de una manera precisa la radiación incidente en la superficie, la caracterización de los vientos y la temperatura de superficie.

Nunca antes se habían tomado tantos datos, y obtenido una resolución tan detallada de la atmósfera de Marte. Y, como anécdota, hemos podido tomar imágenes de la puesta de nuestro Sol en Marte, dando como resultado un pequeño gif animado bonito de ver. Esto nos permitirá preparar futuros misiones tripuladas y empezar a preparar la visita de humanos. Otro de los instrumentos que van a bordo del rover, RIMFAX (Radar IMager subsurFAce eXperiment) nos ha permitido caracterizar mediante radar la estructura del subsuelo donde estamos situados. Hemos podido visualizar algunas capas geológicas debajo de la superficie que se han ido depositando a los largo de la historia del planeta Marte. Y, además, ahora que no nos oye nadie, te comento que hemos podido identificar depósitos arcillosos en el suelo del crater Jezero, es decir, hubo un lago estable durante largo tiempo en este cráter. Esto es muy relevante.

Perforación de Perseverance en Marte. Creditos: NASA/JPL-Caltech

Perforación de Perseverance en Marte. Creditos: NASA/JPL-Caltech

 

Necesitamos identificar la potenciales peligros del planeta, que son muchos, ya que Marte es muy diferente a la Tierra. El diámetro de Marte es menos de la mitad del Terrestre. Al ser bastante más pequeño que nuestro planeta, Marte tiene una fuerza de la gravedad que es un tercio de la terrestre. Esto ha hecho que no haya podido retener su atmósfera que ha sido barrida por el viento Solar. Todo esto ha provocado que la evolución de ambos planetas haya sido muy distinta. En un principio, cuando nuestro sistema solar se formó hace 4.500 millones de años, ambos planetas eran similares. Sabemos, a raíz de los estudios que hemos realizado en nuestras misiones espaciales, que Marte albergó agua, albergó un mar líquido que creemos, ocupó el hemisferio norte del planeta. En aquel momento fue similar a la Tierra y fue habitable. Su evolución posterior fue muy diferente, debido fundamentalmente a su menor tamaño, habiéndose convertido en la actualidad en un desierto bañado por altas dosis de radiación. Esto hace que el ambiente de superficie del planeta rojo sea muy adverso, muy extremo para el ser humano.

 

Surgimiento rocoso próximo al abanico aluvial visto desde la posición del rover.Creditos: NASA/JPL-Caltech

Surgimiento rocoso próximo al abanico aluvial visto desde la posición del rover. Creditos: NASA/JPL-Caltech

 

·         ¿Dónde y cómo viviste los «7 minutos de terror»?

Esa experiencia la he vivido ya en dos ocasiones, la primera con el rover Curiosity y la misión Mars Science Laboratory que llegó a Marte en 2012 y ahora con Mars2020 y el rover Perseverance que ha llegado en Febrero de 2021. La primera vez lo viví en el centro de control del Jet Propulsion Laboratory (JPL) en Pasadena (Estados Unidos). Cuando una misión llega a Marte, comienza un duro trabajo justo en ese momento. Generalmente este trabajo se desarrolla desplazados en el centro de control de NASA, en este laboratorio desde el que se hace el seguimientos de las misiones. No ha sido el caso en esta segunda misión, Mars2020-Perseverance. Debido a la pandemia que ya nos azotaba, no pudimos desplazarnos a Estados Unidos y, por tanto, hicimos el seguimiento de la entrada y comienzo de la misión desde nuestro lugar de trabajo en el Centro de Astrobiología (CAB) en el Instituto Nacional de Técnica Aerospacial (INTA) y CSIC en Torrejón (Madrid).

 

·         Ya sabéis que Marte fue habitable pero ¿Qué entendéis por vida?

 La vida es un proceso que los científicos todavía no entendemos bien. Es difícil definirla y más aún conocer su origen y naturaleza. Lo que sí sabemos es que, para que se origine y desarrolle, necesitamos un ambiente con presencia de agua en estado líquido. Igualmente, es necesario un entorno de condiciones no extremas, ni en radiación ni en temperatura. Algo parecido a lo que se produjo en la Tierra hace unos 3.500-4.000 millones de años. Esto es lo que conocemos como entorno habitable.

Cuando decimos que Marte fue habitable queremos decir, que fue similar al entorno Terrestre en aquel momento, que tuvo agua en estado líquido y que, por tanto, se dio un ambiente en el que la vida pudiera haber tenido cabida. Así ocurrió en nuestro planeta, donde, además, la vida se estabilizó, es estableció y desarrolló hasta originar la biodiversidad que hoy tenemos en nuestro planeta. La evolución del planeta rojo fue muy diferente a la de la Tierra. Desconocemos si, en su origen, Marte pudo albergar alguna forma de vida. Eso es precisamente lo que buscamos, algún rastro que nos permita identificar la presencia pasada de vida en él. Encontrar un segundo ejemplo de vida nos permitiría comprender mejor el proceso de la vida.

 

El equipo de Felipe Gómez lleva años buscando vida en lugares extremos, como Riotinto, en la fotografía.

El equipo de Felipe Gómez lleva años buscando vida en lugares extremos, como el surgimiento hidrotermal en Dallol, Etiopía, para poder reconocerlo en Marte. Foto: Felipe Gómez.

 

·         ¿Por que tres misiones de tres países llegaron a Marte casi a la vez en lugar de haber colaboración dado su elevado coste?

Las misiones de la NASA si tienen colaboración internacional. Este tipo de misiones tienen una envergadura y un coste económico que hacen imposible que pudieran ser desarrolladas por un solo país, sin la colaboración internacional. Distinto es el caso de otras misiones menos costosas, o de menor envergadura como es la misión Emiratí “Hope”.  Igualmente, distinto es el caso de China que, debido a su potencial económico, el gigante asiático se puede permitir el desarrollo individual de una misión. Aunque bien es cierto que el nivel tecnológico de esta misión ya lo alcanzó la NASA hace décadas. Las misiones de NASA en la actualidad son de mucha mayor envergadura.

Pero Marte se ha convertido en un objetivo científico por el importante desarrollo tecnológico que se consigue para poder llegar allí. Es decir, la investigación que conlleva y, el desarrollo de tecnología necesario para poder llevar a cabo una de estas misiones permite que el país que lo desarrolla se coloque a la cabeza de la economía mundial.

 

Marte. Foto: Óscar Martín Mesonero, de Startrails.

Marte. Foto: Óscar Martín Mesonero, de Startrails.

·         ¿Por qué ese interés en Marte en particular? ¿Hay una nueva carrera espacial esta vez con destino Marte?

Podemos considerar que hay una nueva carrera espacial, o mejor dicho, una nueva carrera por la investigación científica aplicada al espacio. Como he comentado anteriormente, la inversión en ciencia convierte al país que la lleva a cabo, en un país más fuerte económicamente de cara al futuro. Lo vemos con la investigación en las vacunas, por ejemplo, a raíz de la crisis de la pandemia que estamos sufriendo. Algo parecido ocurre con la carrera espacial. Se han identificado grandes objetivos científicos en el espacio, desde la vuelta a la Luna hasta el estudio de Marte. El futuro pasa por el desarrollo e investigación espacial y las grandes potencias económicas ya se han dado cuenta de ello y puesto manos a la obra para poder competir con un mayor desarrollo económico que se retornará en forma de bienestar de sus ciudadanos. Poder liderar este tipo de misiones permite a dicho país obtener un conocimiento científico y una experiencia que producen un retorno hacia la sociedad, que se convierte en un avance del país.

Luna y Marte. Foto: Óscar Martín Mesonero.

Luna y Marte. Foto: Óscar Martín Mesonero, de Startrails.

 

·         ¿La Luna ya no interesa?

La Luna vuelva a interesar. La carrera espacial a Marte ha vuelto a poner en valor a nuestro satélite natural. El coste económico del despegue de una misión a Marte desde la superficie de nuestro planeta es muy elevado. Se está pensando en la logística necesaria para ese viaje tripulado al planeta rojo. Uno de los primeros pasos sería desarrollar una base lunar desde la que llevar a cabo el despegue hacia el planeta rojo. Eso abarataría los costes de la misión. Esto ha provocado que la Luna se convierta de nuevo en objetivo científico. Se está volviendo a producir una carrera hacia la Luna como hemos visto recientemente con la misión China “Chang´e 5”, en este caso al lado oculto de nuestro satélite.

 

    ¿Cuál es el retorno más inmediato a la sociedad de estas misiones?. ¿Algún ejemplo?

El primer retorno de estas misiones, para mí como científico, es el retorno científico, el avance del conocimiento que suponen. Pero no es baladí el retorno industrial. El desarrollo de estas misiones da trabajo a la industria del sector aeronáutico de cada uno de los países que intervienen. Por tanto, estás activando ya desde tiempo cero la economía de ese país. Por ejemplo, nuestra primera misión a Marte llegó al planeta en 2012. En aquel momento España estaba sufriendo lo peor de la crisis económica del 2008.

En el 2012 estábamos a punto de ser intervenidos económicamente por Europa. El hecho de que un equipo español participara en la misión “MSL-Curiosity” y, por tanto que España tomara parte de esa misión, bajó la prima de riesgo de nuestro país ese mismo día que aterrizamos en Marte, dándonos una pequeño respiro económico en aquel momento. Este detalle da una idea de la importancia de este tipo de misiones, así como de la importancia de la colaboración internacional.

A parte del retorno industrial y del empleo que generan podemos nombrar varios retornos a la sociedad procedentes de misiones espaciales y que han hecho un poquito más cómoda nuestra vida en sociedad. Las telecomunicaciones, telefonía móvil, ha tenido un avance importante a raíz de las misiones espaciales. Los materiales de alta resistencia y bajo peso, con los que se han fabricado por ejemplo las bombonas de gas que ahora pesan tan poquito, distintas a las antiguas, han podido ser desarrollados por su interés para misiones espaciales. Algo tan sencillo como el velcro, o los rotuladores capaces de escribir en vertical, tienen su origen en misiones espaciales. Desarrollos médicos de gran importancia en este momento proceden del retorno de determinados instrumentos empleados en misiones espaciales.

 

Felipe Gómez participó en la misión Mars Science Laboratory (MSL) con el rover Curiosity lanzado desde Cabo Cañaveral en Noviembre de 2011. Foto: Felipe Gómez.

Felipe Gómez participó en la misión Mars Science Laboratory (MSL) con el rover Curiosity lanzado desde Cabo Cañaveral en Noviembre de 2011. Foto: Felipe Gómez.

 

·

o    Ya se habla de viajes tripulados a Marte. ¿lo ves posible y, en qué plazo?¿acabará siendo algo anecdótico, un capricho para millonarios excéntricos?

Ya se está desarrollando la tecnología necesaria para llevar a cabo estas misiones tripuladas a Marte. Si, lo veo posible. Quedan muchos retos por desarrollar y poder prepararnos para ese viaje, pero ya estamos en la línea de partida para poder llevarlos a cabo. Entre los instrumentos que han viajado a bordo del rover Perseverance hay varios cuyo objetivo es preparar las infraestructuras para la visita de un humano a Marte. La producción de oxígeno en Marte se está probando y perfeccionando mediante el instrumento MOXIE. O, por ejemplo, conocer la atmósfera, los vientos, el polvo marciano que podría ser un riesgo para astronautas en Marte se están caracterizando mediante nuestro instrumento MEDA. Las radiaciones peligrosas que llegan a la superficie del planeta rojo, igualmente se están caracterizando usando MEDA. Quedan años todavía para poder hacer estos viajes de forma segura para los astronautas, pero ya estamos en el camino para poder hacerlos..

Hace algunos años, una empresa europea lanzó una llamada para un viaje tripulado a Marte que pretendía realizar para el comienzo de la década de 2020. Por supuesto no era viable y no se ha producido, pero inició la selección de las tripulaciones. Una de las advertencias de dicha empresa era que sería un viaje “sin vuelta”. Si, has leído bien, pedían voluntarios para un viaje “sin vuelta”. Pues bien, hubo miles de voluntarios, entre ellos varios españoles. Cuando se plantee un viaje de este tipo por parte de la NASA por supuesto que será “con vuelta”. No es viable moralmente proceder de otra manera.

De momento, todas las  misiones que se hagan a medio plazo serán para el estudio científico del planeta rojo, por tanto, no serán para el turismo de grandes millonarios, que puede que con el tiempo ocurra pero de momento serán los gobiernos de varios países los que coordinen este esfuerzo científico y económico enorme. Lo que sí se va a plantear y desarrollar en breve son los viajes turísticos alrededor de la Tierra, bien sea en órbita o quizás incluyendo un posible alunizaje en un futuro próximo.

 

Marte. Foto: Jon Teus, de Observar el cielo.

Marte. Foto: Jon Teus, de Observar el cielo.

·         ¿Cómo ves el futuro de las misiones planetarias?

Inmediatamente después de Mars2020 están ya diseñadas y preparadas para su lanzamiento las dos misiones espaciales consecutivas que recogerán y traerán a la Tierra las muestras tamadas por el rover Perseverance. Una vez traídas a la Tierra, el siguiente paso es el estudio de las primeras muestras marcianas en los laboratorios terrestres. Pero en paralelo se irán desarrollando las siguientes misiones espaciales, estará ya en uso el telescopio espacial James Webb. Se enviarán sin lugar a dudas, nuevas misiones a Marte. Se preparará posiblemente la estación espacial lunar desde donde se enviarán a Marte los viajes tripulados.

Nuestro interés por el universo ha sido y será eterno. Desde el comienzo de las primeras civilizaciones el ser humano se ha sentido atraído por lo que tenía encima de su cabeza, y así seguirá siendo. Cada vez los objetivos serán más lejanos, sin duda. Empezamos a conocer y estudiar los Exoplanetas. Seguro que también centrarán nuestro interés en un futuro muy próximo.

 

La fotografía de portada es el paisaje en el crater Jezero con una perforación en primer plano hecha por el rover. Creditos: NASA/JPL-Caltech.

Felipe Gómez es autor del libro » Del Ártico a la Antártida: Buscando Marte en la Tierra»que puede adquirise por 9,51 euros (portes incluidos)  en la web del Boletín Oficial del Estado (BOE), https://tienda.boe.es). Muy Recomendable. Algunas de las imágenes de este artículo, cedidas amablemente por Felipe, pertenecen a esa publicación.

Felipe Gómez es autor del libro " Del Ártico a la Antártida: Buscando Marte en la Tierra"

 

Eva Veneros

Febrero. 2022. Barajas. Navarredonda de Gredos,

  Casa del Altozano. Base de Polaris

Casa rural en Gredos

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Start a Conversation

Hi! Click one of our member below to chat on Whatsapp