Flora Sierra de Gredos

VII Concentración a Caballo en Gredos
mayo 24, 2019
¿Sabías que hay dos plantas carnívoras en Gredos?
junio 12, 2019

El piorno en flor es el rey de Gredos Norte en Primavera, eso nadie lo duda. Pero además de su flor, en este lado de la sierra, al cobijo de cervunales, roquedos,  y canchales hay otras flores. Flores blancas, rosas, azules, amarillas,… todas diferentes pero todas con algo en común: se dan en Gredos.

La Manzanilla, los Campanarios, las Quitameriendas y el Azafrán serrano son algunas de las flores más populares. De Mayo a Septiembre la sierra bulle de vida y miles de flores despliegan aromas y colores al amparo de lagunas, prados y arroyos. 

Las hay medicinales, solitarias, relajantes, llamativas, carnívoras, tímidas, supervivientes, descaradas, acuáticas, raras, populares,…. todas, más de 1500 variedades algunas  con nombres tan evocadores como No me olvides, Flor del viento, Rizos de Dama, o Violeta del pantano…¿Quieres conocerlas?. Sigue leyendo.

Y hablando de nombres curiosos empezamos por la famosa Quitameriendas. Su denominación científica es Colchicum montanun, pero son conocidas comunmente como Muges,  Lirios de otoño o Quitameriendas. A finales de agosto, cuando comienza a florecer los días se van acortando y los pastores y la gente de campo, que se regían por la luz del sol en sus quehaceres, reducían su jornada y con ello eliminaban una comida, generalmente la merienda. Ese parece ser el origen del nombre de esta flor que es frecuente ver en los cervunales, y en prados y piornales aclarados de Gredos en floración hasta el mes de octubre.

Colchicum montanun (quitameriendas).

Colchicum montanun (quitameriendas). Fotografía: Eva Veneros.

 

Las Quitameriendas son de tardío florecer, al contrario de otros clásicos florales de Gredos como el Narciso de las nieves y el Azafrán serrano que comienzan a verse al retirarse las primeras nieves, sobre febrero, y aguantan hasta entrado el verano.

Sin embargo, es a partir de Mayo cuando miles de flores se abren paso al amparo de bosques, pinares, lagunas, canchales, prados, manantiales y arroyos. Hay especies que no crecen más allá del Sistema Central, como la Violeta (Viola langeana) o la Siempreviva, (Sempervivum vicentei subsp.pau.)

Violeta (Viola Langeana

Violeta (Viola Langeana.Fotografía: Belén Hernández de la Torre.

 

Y es que en la vegetación influyen factores como altitud, luz, temperatura, tipo de suelo, humedad, etc, muchos de los cuales son comunes en toda la cadena montañosa.

En la cara norte de Gredos, predomina el matorral, ya sea el piornal o la mezcla de leguminosas, a veces con enebros, brezos o jaras. Las 23 variedades de piorno que hay se dan todas en Gredos, donde este humilde arbusto cubre 65.000 hectáreas y en primavera inunda la sierra con su inconfundible aroma y su brillante color amarillo

Cytisus oromediterraneus

Piorno serrano. Cytisus oromediterraneus. Foto: Eva Veneros

 

La vertiente septentrional tiene pocos árboles, con la excepción de los pinares de pino albar de Navarredonda de Gredos y Hoyos del Espino y de las masas más o menos extensas de rebollo en el Valle del Tormes.

Pinar Gredos.

Pinar Gredos. Foto: Nuria Jiménez

Cada laguna de Gredos esconde variedades especialmente interesantes por su peculiar belleza. Entre ellas  está la rara Utricularia menor (Utricularia minor), una planta carnívora que gusta de ingerir pequeños insectos. En los tremedales de Gredos o zonas en las que el suelo es inundado por aguas inmoviles se encuentra la otra flor carnívora de Gredos, el Rocío del Sol (Drosera rotundifolia), una planta mágica que dicen fascinaba a Darwin, el autor de El Origen de las especies.  Los pelos pegajosos que recubren sus hojas son trampas mortales para los pequeños insectos que las rozan.

Laguna de Gredos.

Laguna de Gredos. Foto: Nuria Jiménez

 

En manantiales y arroyos encontramos flores como la Hierba Centella (Caltha palustris), los Cuernecillos de flores pedunculadas (Lotus pedunculatus), la sugerente Rizos de dama (Epilobium tetragonum), la hermosa Nomeolvides (Myosotis alpestris), y la Violeta del Pantano, que también gustan de estas humedades.

 Myosotis alpestris

No me olvides. Myosotis alpestris

Los medicinales Farolillos o Brezo en cruz (Erica tetralix) con sus hermosas flores rosadas o purpúreas, también crecen en los tremedales. Delicadas como la Cárice Amarilla,  poco frecuentes como El Trebol de Agua (Menyanthes Trifoliata) y originales como el Junco Lanudo también son frecuentes en estas aguas paradas.

Las flores de las praderas “gredenses”

Las praderas de Gredos también contienen un gran número de especies vegetales y hay cuatro tipos de prados: de diente, de siega, cervunales y de cumbres y en cada uno se dan diferentes flores, aunque también hay prados mixtos en los que cohabitan flores de varios tipos.

Armeria de Segovia (Armeria arenaria).

Armeria de Segovia (Armeria arenaria). Foto: Nuria Jiménez

 

En los prados de diente, es decir aquellos que surgen de la degradación de bosques y materiales en los que el ganado pasta directamente, pueden verse vistosas flores como los Gallos (Serapias lingua) el Clavel Deltoideo (Dianthus deltoides),  la Armeria de Segovia (Armeria Arenaria), Acedera menor (Rumex acetosella), el Pie de pájaro comprimido (Ornithopus Compressus) y la Viborera (Echium Plantagineum).

En los prados de siega, más húmedos y con hierbas de mayor tamaño o bien en lugares regados artificialmente a través de regaderas pueden verse especies florales populares como los Calderones (Trollius Europaeus), los Tréboles de los Prados (Trifolium pratense), y los Trombones (Narcissus confusus), conocidos también como Campanarios. También abunda en estos prados el Satirión real (Dactylorhiza maculata), con flores lilas y rosadas que pertenece a la familia de las Orquídeas, al igual que la Orquídea hedionda (Orchis coriphora) que huele mal.

Satiriom Real.

Satiriom Real. Foto: Belén Hernández de la Torre

 

Los Cervunales o prados en los que predomina la gramínea denominada cervuno, también tienen sus propias flores. Como los Cuernecillos (Lotus glareosus) cuya infusión tiene efectos ansiolíticos por lo que se usa para combatir el insomnio y el nerviosismo. En el Prao Pozas puede verse la Genciana de Pantano (Gentiana pneumnanthe), de finales de junio a agosto, que resulta muy llamativa por el tamaño de sus flores y su color azul. Azul como el de los Botones azules (Jasione laevis), que también es fácil de ver en los cervunales de toda la sierra, al igual que las citadas Quitameriendas.

Y además en  la temporada primaveral en los cervunales también florecen dos hermosas flores: El Narciso de las Nieves (Narcissus bulbocodium subsp.nivalis) y el  Azafrán Serrano (Crocus carpetanus). El primero florece de febrero a julio y suele aparecer cuando se van las nieves al igual que el Azafrán Serrano  que florece de febrero a mayo y es pariente próximo del Azafrán (Crocus sativus) de cuyos estigmas se obtiene el preciado condimento.

Azafrán Serrano (Crocus carpetanus)

Azafrán Serrano (Crocus carpetanus). Fotografía: Eva Veneros.

 Y en los prados de las altas cumbres de Gredos, sobreviviendo a duras condiciones climatológicas encontramos hermosas flores como el raro Erizo serrano (Armeria caespitosa) y los Cuernecillos azules (Phyteuma hemisphaericum) que es también frecuente en las repisas y fisuras de las rocas y de junio a septiembre da unas hermosos flores de color azul oscuro. Y azul, como su nombre indica es también la corola del Botón azul rizado (Jasione crispa subsp centralis) muy frecuente en los altos prados de las cumbres.

Es raro verla pero la Velosilla de Vahl (Hieracium vahlii) se puede ver abundantemente en el Venteadero. Sin embargo, sí es muy abundante en los prados de cumbres la Hierba fina de roca (Agrostis rupestris), conocida popularmente como Cosquillas.

Cardo Eryngium.

Cardo Eryngium. Foto: Nuria Jiménez.

En los pedregales, con pocos nutrientes y suelos poco firmes, de Gredos se encuentran variedades como el cardo Panical (Eryngium bourgatii) que es generalmente de color azul, al menos los tallos que pueden alcanzar hasta los 45 cm de altura. En algunas localidades de Pirineos los lugareños cuentan que las comadrejas se frotan contra este cardo cuando son mordidas por una víbora.

Digitalis purpurea o Dedalera.

Digitalis purpurea o Dedalera. Foto: Eva Veneros.

También tiene usos medicinales la Dedalera común (Digitalis purpurea) que es conocida por sus propiedades tonificantes de la actividad cardiaca pero debe ser usada de forma muy calibrada. También tiene uso medicinal la manzanilla de Gredos (Santolina oblongifolia) que tiene las mismas propiedades que la manzanilla común y es muy apreciada por su dulzor. Durante un tiempo se creyó que era un endemismo exclusivo de Gredos.  También en estos pedregales se da la Margarita serrana y  el Té de Gredos, que tiene propiedades diuréticas y florece de abril a agosto.

Margarita serrana.

Margarita serrana. Foto: Eva Veneros

 

En las grietas de los roquedales de Gredos, además de los endemismos, hay otras hermosas flores que sobrevivieron al periodo de las glaciaciones en las paredes de roca que quedaron libres del hielo. Entre ellas se encuentran la Siempreviva, la Alquemila, el Narciso de Roca y la Silene de Bory por citar solo algunas. En los prados de menos altitud de Gredos encontramos la Aira, las campanillas de Otoño, los Gallos, y el Pico de Grulla, entre otras muchas.

 

Jacinto de los bosques. Hyacinthoides hispánica.

Jacinto de los bosques. Hyacinthoides hispánica. Foto: Nuria Jiménez

En los melojares y pinares de Gredos hay flores como el  Jacinto de los Bosques (Hyacinthoides hispanica), el Nido de Ave , el Narciso Blanco, el Sello de Salomón, la Leche de Pájaro y la Aguileña» o frailes Boca Abajo,  el Botón de oro (Ranúnculus ollisiponensis) entre otras muchas.

Botón de oro (Dorónico Carpetano)

En el pinar de Hoyocasero es posible contemplar otra rareza botánica: La Pulsatilla Alpina, o flor del viento, una flor propia del norte de Europa, que en España solo crece en este pinar, en el que también podemos contemplar Peonías, Gamones, Sellos de Salomón, Amapolas, Alcachofillas de Monte…y así hasta 500 especies, no en vano es considerado una auténtica joya botánica y está incluido en la red Natura 2000.

Peonia (Paeonia officinalis).

Peonia (Paeonia officinalis). Foto: Nura Jiménez

Eva Veneros Hernández

Casa del Altozano

Casa rural en Gredos

Si quieres recibir nuestras noticias frescas para estar al tanto de lo que pasa en Gredos escribe tu email aquí:

Bibliografía: Flores de Gredos, de Modesto Luceño,  editado por Caja de Ávila en 1998, actualmente descatalogado y Guía de campo del Sistema Central, escrita por Modesto Luceño, Pablo Vargas y Bernardo García, con la colaboración de Samuel Guerra; de la editorial Raíces.

Y la inestimable colaboración de: Belén Hernández de la Torre (Bióloga y dueña del restaurante La Galana), y la fotógrafa Nuria Jiménez,  de “Gredos y Yo”, ambas de Hoyos del Espino.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies