Astrofotografía, el arte de la astronomía

«Cordel. Historias de Trashumancia»
septiembre 18, 2021
¿Sabías que la astrofotografía es muy útil?
diciembre 9, 2021

Ocho astrofotógrafos, que exponen sus obras en el observatorio astronómico Polaris, en Gredos, Reserva Starlight , nos hablan de una afición en la que se dan la mano arte y astronomía. Ocho, como los ocho planetas del Sistema Solar.

 Ocho aficionados que responden a cuatro preguntas sobre astrofotografía: qué es para ellos, por dónde empezar, qué evolución ha tenido y qué anécdotas les han sucedido buscando cielos oscuros. Cuatro preguntas, como las 4 «estrellas reales» mesopotámicas: Regulo, Aldebarán, Antares y Formalhaut.  

Coinciden en algunos consejos técnicos y prácticos, pero “cada maestrillo tiene su librillo” y entre  todos ofrecen algunas de las principales  claves para iniciarse en la astrofotografía y entenderla mejor. 

 

Astrofotografo. Foto: Fernando Ruiz. Monasterio del Olivar.

Astrofotógrafo. Foto: Fernando Ruiz. Monasterio del Olivar. Teruel

No está en el diccionario. Aún, pero sin duda  lo estará pronto porque el número de aficionados a la astrofotografía se está expandiendo, como el universo, y el criterio aplicado por la Real Academia de la Lengua Española (RAE) para incluirlo es el uso de la palabra.

Se habla, y mucho de astrofotografía. En los últimos años, con las nuevas cámaras digitales, más sensibles y con mayor resolución, y un modesto equipo, muchos aficionados han logrado captar sorprendentes imágenes que hace poco más de una década solo eran tomadas por expertos astrónomos con sofisticados aparatos.

Los  afortunados lo hacen desde un observatorio propio, los más, trípode en mano, pateando el monte con sus «cacharros» en busca de cielos oscuros. Todos, buscadores de objetos celestes, ofrecen espectaculares fotografías que han entrado en las casas para despertar el ancestral interés por el universo, y potenciar el  creciente turismo astronómico.

4 claves para entender la astrofotografía

Astrofotógrafo. Foto: FR. Fernando Ruiz. Monasterio del Olivar. Teruel.

Astrofotógrafo. Foto: FR. Fernando Ruiz. Monasterio del Olivar. Teruel.

  • ¿Cómo definirías la astrofotografía?

A falta de definición de la RAE nos quedamos con la de la Wikipedia que la considera la “Mezcla entre la fotografía y la astronomía amateur que consiste en la captación fotográfica de las imágenes de los cuerpos celestes”.

Para Juan Díaz, de 51 años, astrofotógrafo aficionado desde hace 7, es el “conjunto de técnicas fotográficas e informáticas que nos permiten capturar la luz procedente de objetos de cielo profundo y ver su composición, química, estructura y detalle”.

Foto: Nebulosa de la Cabeza del Caballo. Juan Diáz, de Astrogredos.

Nebulosa de la Cabeza del Caballo. Foto: Juan Diáz, de Astrogredos.

Pero este consultor de ingeniería, monitor starlight y artífice de Astrogredos (www.astrogredos.com), un proyecto que aúna diversas experiencias astronómicas,  y que cuenta con observatorio propio, Hypatia, añade: “…además de disfrutar con el resultado”. Y es que, en esta afición, al margen del manejo de determinadas técnicas, hay mucho de disfrute personal.

 

Estrella Antares. Juan Francisco Gil.

Estrella Antares. Foto: Juan Francisco Gil.

Disfrutar es lo que busca también Juan Francisco Gil, más conocido como Paco, mecánico abulense jubilado, que lleva, literalmente, más de media vida recopilando imágenes del cielo nocturno, recuerdos, los llama él:

Para mí es solo la técnica que me permite volver a disfrutar de una imagen de algo que he visto y me ha gustado; es una forma de conservar un recuerdo. Las fotografías son muy personales, esos fotones en concreto y no otros han llegado a ti, son como tus niños, , para ti los más guapos, jeje” bromea Paco, que también expone sus fotos en Polaris.

 

 Cerro de Navarredonda de Gredos de noche. Foto: Eduardo González.

Cerro de Navarredonda de Gredos. Foto: Eduardo González.

Hay quien se inclina por una visión quizás más filosófica, como Eduardo González, madrileño de 56 años, comercial de profesión, para quien la astrofotografía: “Es una manera amable de mostrar y divulgar aquellas estructuras de las cuales procedemos. Al fin y al cabo, somos polvo de estrellas. Busco hacer pensar a la gente sobre lo insignificante que es nuestra especie, frente a la inmensidad del universo y transmitir que hay un mundo ahí arriba por el cual merece la pena interesarse”, asegura Edu, que lleva 4 años “haciendo fotos raras”, muchas de ellas en Gredos Norte, Reserva Starlight , donde, según él, se juntan muchas de sus aficiones: senderismo, ornitología, astronomía y chuletones de avileña.

 

Nebulosa Árbol de Navidad. Foto: Antonio Cabanillas.

Nebulosa Árbol de Navidad. Foto: Antonio Cabanillas.

Abundando también en la idea de nuestro lugar en el universo hay quien va más allá, como Antonio Cabanillas, aficionado a la astrofotografía y odontólogo de profesión, que la define como “la herramienta más poderosa que tenemos para luchar contra el chauvinismo, los nacionalismos y la estrechez mental”, asegura Antonio, cuya larga trayectoria, más de 17 años, le ha llevado a dar numerosas charlas sobre astrofotografía.

Para Fernando Apausa, ingeniero industrial de 48 años, que vive a caballo entre Madrid y Navarredonda de Gredos: «En esta afición se combinan experiencias y conocimientos de campos tan variados como la astrofísica, la óptica, la fotografía y las artes visuales, la automatización de equipos y demás “cacharreo”, los sistemas informáticos, el disfrute y la protección del medio ambiente, etc.

IC1396 Nebulosa Trompa de Elefante. Foto: Fernando Apausa.

IC1396 Nebulosa Trompa de Elefante. Foto: Fernando Apausa.

  • ¿Qué fue lo que te enganchó a la astrofotografía?

 

Todos recuerdan la primera vez, (como en otro asunto). Dónde estaban, con quién, qué fotografiaron, con qué equipo y por qué fue el comienzo de una afición. La Luna, la Vía Láctea, la nebulosa de Orión, (M42) la Galaxia de Andrómeda, (M31), la nebulosa de los Velos (NGC 6960),  las Pléyades (M45)… marcaron el comienzo. Pero, como dice Paco Gil, “El cielo es tan grande que nunca se pierde interés, nunca se deja de aprender”.

 En esta idea incide otro astrofotógrafo de Polaris, Fernando Apausa: “Empezar con un equipo sencillo e ir mejorándolo a la vez que vas perfeccionando tus conocimientos y resultados es lo que engancha de esta afición, ya que las fotos de hoy pueden ser infinitamente mejores que las que hiciste a ese mismo objeto el año pasado” .

NGC 6960 Nebulosa del Velo del Oeste. Foto: Fernando Apausa

NGC 6960 Nebulosa del Velo del Oeste. Foto: Fernando Apausa

 Fernando se estrenó en Miraflores, con el cometa 46/Wirtanen pero “además de sacar el pequeño punto verde del cometa, en la misma fotografía aparecieron las Pléyades…”, explica este madrileño al que la curiosidad científica ha llevado a hacer también un máster en astronomía y astrofísica y a convertirse en monitor starlight.

Lo que me enganchó fue la posibilidad de ver lo que el ojo no ve. Y también todo el reto técnico que supone la captura de estas imágenes y la automatización del proceso”, asegura Fernando, con 3 años de experiencia en astrofotografía.

Galaxia de Andrómeda. Foto; Juan Díaz.

Galaxia de Andrómeda. Foto; Juan Díaz.

 A algunos les venía la pasión por el cielo desde la infancia, como a Juan Díaz, inculcada por su padre; otros habían hecho algunos cursos previos de formación y en algunos casos, el inicio fue solo una feliz coincidencia que ninguno ha olvidado. Sin embargo, uno de los astrofotógrafos de Polaris, lo recuerda con sorprendente precisión:

“El primer objeto en fotografiar fue el Sol el 10 de mayo de 1994 durante un eclipse parcial. El primer planeta fue Marte el 12 de Agosto de 2005, y el primero objeto de cielo profundo fue la nebulosa M42, el 11 de Marzo de 2006” explica Óscar Martín Mesonero, salmantino de  42 años, cuyo primer contacto con las astronomía no fue observando sino viendo por la tele un eclipse total de Sol, “…el 11 de Julio de 1991”, concreta.

Eclipse total de sol. Foto: Óscar Martín Mesonero.

Eclipse total de sol. Foto: Óscar Martín Mesonero, de Startrails.

Después, ese mismo año, con mi primer telescopio de Juguete, vi la Luna. Y el 16 de Diciembre realicé mi primera observación astronómica oficial, cuando observé el So, la Luna y el planeta Júpiter” asegura Óscar, astrónomo amateur con más de 20 años de experiencia que ha hecho de su pasión su oficio creando la empresa de turismo astronómico Startrails, (que significa traza de estrellas), https://www.startrails.es/  además de realizar numerosas actividades en colegios, y participar en conferencias en algunos centros de la NASA desde el año 1995 hasta la actualidad.

Astrofotógrafos. Foto: Fr. Fernando Ruiz. Monasterio del Olivar. Teruel.

Astrofotógrafos. Foto: Fr. Fernando Ruiz. Monasterio del Olivar. Teruel.

  • ¿Por dónde recomendarías empezar en astrofotografía?

 

La experiencia es un grado, y saber los errores que han cometido otros nos ayuda a evitarlos. Empezar a fotografiar por un objeto determinado puede marcar que sea el comienzo o el fin de la afición en algunos casos. Sin embargo, en este importante aspecto hay divergencia de opiniones entre los astrofotógrafos de Polaris.

El más veterano, Paco Gil, recomienda: “Que empiece leyendo mucho, libros, internet, etc.  para tener una base teórica. Después unos prismáticos de 7 x 50 porque equivale a la pupila de salida de nuestro ojo, y pesan poco. Con una aplicación del móvil o un planisferio o carta estelar empezar a entender el cielo, y sus movimientos, las constelaciones, etc. Luego empezar con astrofotografía y si te gusta el límite te le pone tu bolsillo”, explica Paco que no oculta su predilección por las nebulosas planetarias: “Me llaman mucho la atención por su variedad y dificultad “.

 

Júpiter. Foto: Juan Francisco Gil

Júpiter. Foto: Juan Francisco Gil

 

Las nebulosas son también lo que más le gusta a Fernando Apausa porque “Más allá de lo bien que dan en cámara, te permiten aprender sobre la física que está ocurriendo en ellas y cómo la podemos entender a través de la luz que nos llega y registramos en nuestras fotografías”.

Para iniciarse, sin embargo, Fernando recomienda “empezar con fotografía de Via láctea y campos amplios de estrellas, porque para hacer los primeros pinitos sólo hace falta una cámara de fotos y un trípode, y más adelante hacerse con un star tracker para poder aumentar los tiempos de exposición y conseguir revelar más detalles del cielo”.

Altar de sacrificios. Ulaca. Foto: José Jiménez, de Astroandalus.

Altar de sacrificios. Ulaca. Foto: José Jiménez, de Astroandalus.

 De acuerdo con él se muestra José Jiménez Garrido, Director Ejecutivo de AstroÁndalus, https://www.astroandalus.com/ , primera agencia de viajes especializada en astroturismo de Europa. “La fotografía de paisaje es nuestra preferida y lo más sencillo para comenzar al ser la que requiere menor inversión económica seguramente.

Circumpolar. Foto: Eduardo González

Circumpolar. Foto: Eduardo González

Más abierto lo deja Eduardo González que asegura “Cualquier persona novata que tenga un trípode y una cámara, puede poner una apertura lo más abierta posible y 30 segundos de exposición y encontrará algo que le sorprenderá. A partir de ahí empezará a hacerse preguntas. Me gusta integrar ese cielo en algún contexto, incluir personas, elementos naturales o urbanos que acompañen esas maravillas que suceden más arriba”, …” explica Eduardo, que sobre todo practica la astrofotografía de paisaje, aunque se está iniciando en cielo profundo.

Las Pléyades. Foto: Antonio Cabanillas.

Las Pléyades. Foto: Antonio Cabanillas.

Precisamente por eso, que es lo que más le interesa, recomienda empezar Antonio Cabanillas: “Creo que una persona sin experiencia en astrofotografía debería empezar por cielo profundo. Lo demás no tiene prácticamente recorrido”.

Óscar Martín Mesonero, que colabora con revistas nacionales e internacionales, en publicaciones de la NASA y con algunas productoras audiovisuales internacionales aconseja “…empezar por fotos de gran campo, usando solamente la cámara y un trípode, y luego pasar a fotografiar objetos grandes y luminosos, como la Luna, el Sol (con protección) y los planetas”, asegura Óscar que no oculta su debilidad por los eclipses totales de Sol que son “los eventos más sobrecogedores y hermosos que he visto en mi vida. Solo las personas que han visto uno pueden entender lo que digo”.

Eclipse de Luna. Foto: Óscar Martín Mesonero, de Startrails

Eclipse de Luna. Foto: Óscar Martín Mesonero, de Startrails

 

Por esta modalidad de astrofotografía, lunar y planetaria, recomienda también empezar Juan Díaz, de Astrogredos, “porque es más fácil y no necesita complejos equipos”. Aunque él practica todas dedica la mayor parte del tiempo a cielo profundo: “Es mi disciplina preferida porque es donde hay mayor número de objetos a fotografiar, distintas técnicas y diferentes procesos ocurridos en el cosmos tanto físicos como químicos”, asegura Juan, cuyo objeto favorito del cielo es el complejo de Alnitak, en  Orión.

 

 

Jon Teus, de Observar el Cielo, procesando una astrofotografía

Jon Teus, de Observar el Cielo, procesando una astrofotografía

 

  • ¿Ha cambiado mucho la astrofotografía desde que empezaste?

Los más veteranos empezaron en la astrofotografía cuando aún se usaban carretes y al revelar las fotos los objetos captados eran los primeros en velarse. Por eso, de los 8 astrofotógrafos de Polaris, los más experientados coinciden en que ha cambiado no mucho, sino muchiiiiiisimo.

 “Ha cambiado todo, para empezar el procesado la fotografía que antes era químico, y daba muchos problemas. No ha salido nada, te decían en las tiendas de revelado, y cuando te veían emocionado con una foto en que solo veían unos puntitos de luz, te tomaban por un bicho raro, por un friki, como se dice ahora” explica Paco Gil, que lleva casi 35 años de astrofotógrafo.

 

El Sol. Fotografía: Juan Francisco Gil.

El Sol. Fotografía: Juan Francisco Gil.

 

La fotografía digital es lo mejor que nos ha pasado a los aficionados, un móvil ahora hace maravillas. Las cámaras digitales hacen ahora mejores fotos que algunas del Monte Palomar. Además, la foto digital la ves al instante y puedes mejorar en la siguiente que hagas, corregir sobre la marcha, es un mundo.  Incluso la contaminación lumínica las afecta menos”.

 Para Antonio Cabanillas, con casi 20 años teselando el cielo, la astrofotografía: ”Ha cambiado mucho en cuanto a medios informáticos y software libre para la captura de imágenes y gestión por control remoto del telescopio. Igualmente hay un importante desarrollo de páginas web de astrofotografía, videos tutoriales y canales de astrofotografía que son de una ayuda inestimable y que no existían ni siquiera hace 5 años” explica Antonio, que desde pequeño soñaba con un telescopio y siempre le interesaron la astrofísica, la cosmología y la astronomía.

 

Luna. Fotografía: Jon Teus, de Observar el Cielo.

Luna. Fotografía: Jon Teus, de Observar el Cielo.

 

Con él coincide Jon Teus, de Observar el Cielo, “Las fotos profesionales de los 90 son peores que muchas de hoy en día hechas por aficionados. Ha cambiado y mejorado mucho la tecnología. Antes hacer una buena foto del cielo oscuro era una proeza deportiva, hoy es más una proeza informática. El buen astrofotógrafo de cielo profundo, es un buen técnico, es clave tener un buen equipo informático. El arte hoy en día está en el procesado, si no eres amigo del ordenador la curva de aprendizaje es muy dura explica Jon a quien gusta especialmente la fotografía de alta resolución (planetas, Luna, Sol) “porque ves la imagen en tiempo real y el procesado también es más sencillo”.

 

Nebulosa del Alma. IC 1844, Foto; Juan Díaz.

Nebulosa del Alma. IC 1844, Foto; Juan Díaz.

 

Siete años lleva Juan Diaz, de Astrogredos, persiguiendo nebulosas y otros objetos celestes, búsqueda que le ha llevado hasta el círculo polar ártico. Al principio se movía con sus “cacharros” por el campo en busca de oscuridad y desde hace un par de años fotografía desde su observatorio Hypatia, en Arenas de San Pedro, Ávila: “Ha cambiado, pero no demasiado. Hay mejor software de adquisición de imágenes, que facilita mucho la técnica, y también hay mejores cámaras y monturas. Respecto al cielo oscuro hay que cuidarlo más, la contaminación lumínica es muy perjudicial”.

En este último aspecto incide también Jon Teus: » Hace años, en los 80 no tenías que moverte mucho para tener buen cielo y ahora debido a la contaminación lumínica te tienes que ir cada vez más lejos, a cientos de kilómetros de la ciudad”, asegura Jon, apasionado de las Auroras y artífice del montaje técnico del observatorio Polaris que, en su empresa Observar el Cielo, ofrece tienda, taller y asesoramiento de equipos de observación astronómica. (https://www.observarelcielo.com/).

 

    • ¿Alguna anécdota haciendo astrofotografía…?

    “Cierta noche, en un lugar alejado de la civilización….” Así empiezan muchas de las anécdotas vividas por los astrofotógrafos. Estar solos en lugares aislados, a altas horas de la madrugada, en condiciones a veces extremas, y cargados de cachivaches da para muchas historias. Olvidarse de la tarjeta de memoria, pasarse una noche entera haciendo fotos y no sacar ni una, congelarse el equipo y tener visitas inesperadas son solo algunas.

    Una noche, haciendo fotos en Pirineos, estaba acabando de cenar y escuché a mis espaldas un fuerte resoplido, me doy la vuelta, con cierto susto y resulta que era un ternero que estaba metiendo la cabeza en el capó de mi coche comiendo los restos de comida. En otra ocasión estaba haciendo unas fotos de Saturno y de pronto vi algo que brillaba como Mercurio o más… finalmente resultó ser un globo”, cuenta Jon Teus, de Observar el Cielo.

  • Globo Estratosférico. Foto: Jon Teus, de Observar el Cielo.

    Globo Estratosférico. Foto: Jon Teus, de Observar el Cielo.

     

  • Un encuentro inesperado fue lo que tuvo también Eduardo González “Cierta noche de un pueblo muy pequeñito de la Extremadura profunda, me encontraba a las 3 de la mañana haciendo una fotografía panorámica en las hoces de un río. El sitio era lo más alejado de la civilización que uno se puede imaginar. Llevaba al menos una hora y pico solo y en silencio, en una especie de acantilado, disfrutando del cielo y de los sonidos de la noche, cuando vi que una luz, en principio muy tenue, se aproximaba hacia el lugar donde yo estaba. Desconociendo sus intenciones, por mi cabeza pasaron un montón de posibles situaciones… y ninguna buena. Lo que menos me podía imaginar era lo que en verdad sucedió, que otra persona, en este caso, otro fotógrafo, venía a hacer exactamente la misma foto que yo estaba haciendo. Creo que nunca me he alegrado más de ver a alguien con un trípode y una cámara en la mano, je,je,je”.
  • Vía Láctea en el cerro de Navarredonda de Gredos. Foto: Eduardo González.

    Vía Láctea en el cerro de Navarredonda de Gredos. Foto: Eduardo González.

     

  • También se llevó un buen susto una noche Fernando Apausa cuando se encontraba haciendo unas fotos en el mirador estelar de Navarredonda de Gredos, dentro de la Reserva Starlight : “Alrededor de las 2am vi lo que parecía el inicio de un incendio en las cercanías. Observé que se encontraba en el “basurero” cercano. El viento que se estaba levantando había avivado unas brasas calientes que alguien había dejado allí encendiendo otras ramas acumuladas encima. Aunque es una zona acondicionada para verter desperdicios con suficiente área despejada alrededor, no fui capaz de irme a dormir tranquilo y acabé vaciando un extintor y dos garrafas de agua que fui a buscar a mi casa.
  • Mirador estelar de Navarredonda de Gredos, Ávila. Foto: Fernando Apausa.

    Mirador estelar de Navarredonda de Gredos, Ávila. Foto: Fernando Apausa.

    A Óscar Martín le han sucedido muchas anécdotas “desde no sacar ninguna foto por tener tapado el telescopio, olvidarme la tarjeta de memoria en casa, etc. hasta tener que dejar de fotografiar porque el equipo se congeló”, cuenta Óscar para quien la astrofotografía “no es solo fotografía, sino la vivencia de ese día/noche, cuando sacaste las fotos. O esos viajes que hiciste para ver algo en concreto”, viajes que a Óscar le han llevado a Australia y Argentina y a recorrer media España. Tiene pendiente una aurora boreal.

    Avión y Sol. Foto: Óscar Martín Mesonero, de Startrails.

    Avión y Sol. Foto: Óscar Martín Mesonero, de Startrails.

     

  • Y precisamente una aurora boreal fue el fenómeno que paralizó la cámara de José Jiménez: “He tenido muchas anécdotas, sobre todo bajo las auroras boreales, que es el único fenómeno que nos ha hecho incluso dejar la cámara a un lado para poder disfrutar viéndolas, y no tanto fotografiándolas”.
Castro de Ulaca. Ávila. Foto: José Jiménez, de Astroándalus.

Castro de Ulaca. Ávila. Foto: José Jiménez, de Astroándalus.

 

Nota: Este es el primer artículo de una serie dedicada a la astrofotografía. Si quieres leer los otros dos pincha en estos enlaces: Todo lo necesario para hacer astrofotografía y ¿Sabías que las astrofotografía es muy útil?.

Mi agradecimiento público a todos estos magníficos astrofotógrafos que me han cedido amablemente sus imágenes para decorar el observatorio Polaris logrando con ello que mis clientes disfruten del arte del cielo nocturno. 

 

Eva Veneros.

Barajas. Navarredonda de Gredos, Diciembre- 2021.

  Casa del Altozano. Base de Polaris

Casa rural en Gredos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Start a Conversation

Hi! Click one of our member below to chat on Whatsapp