Qué es la contaminación lumínica y cómo reducirla

Requisitos técnicos para ser Reserva Starlight, Gredos cumple
septiembre 3, 2020
Qué observar en el cielo nocturno en Otoño
octubre 10, 2020

¿Qué es la contaminación lumínica, qué la provoca, cómo reducirla, cómo se mide, qué dice la ley, cuánto cuesta, cómo afecta a la salud, la astronomía, la fauna, ?…. En este artículo ofrecemos algunas respuestas , arrojando luz (sin contaminar) sobre este fenómeno que nos roba el derecho a contemplar las estrellas y tiene además graves consecuencias para el medio ambiente, la economía, la salud, y la ciencia.

 

  • ¿Qué es la contaminación lumínica?
  • ¿Cuáles son las causas de la contaminación lumínica?
  • ¿Desde cuándo hay contaminación lumínica?
  • ¿Es realmente más seguro un entorno iluminado?
  • ¿Cómo afecta la contaminación lumínica a la salud?
  • ¿Cómo repercute en animales y plantas?
  • ¿Cómo afecta a la astronomía?
  • ¿Cuánto cuesta la contaminación lumínica?
  • ¿Cómo iluminar correctamente?
  • ¿En cuánto se reduce el gasto en iluminación?
  • ¿Qué normativa hay sobre contaminación lumínica?
  • ¿Cómo se mide la contaminación lumínica?
  • ¿Quién lucha contra la contaminación lumínica?
  • ¿Hay contaminación lumínica en Gredos Norte?

 

Contaminación lumínica. Ávila capital desde Narrillos de San Leonardo. Fotografía de Raúl Muñoz, presidente del Grupo de Observadores Astronómicos de Ávila (GOAA).

Ávila capital desde Narrillos de San Leonardo. Fotografía de Raúl Muñoz, presidente del Grupo de Observadores Astronómicos de Ávila (GOAA).

 

  • ¿Qué es la contaminación lumínica?

Es el resultado de la emisión de luz, durante la noche, a través de fuentes artificiales en intensidades, direcciones y horarios innecesarios e inadecuados para alumbrar una zona. Es decir, no es solo el resultado de alumbrar mucho sino, y sobre todo de alumbrar mal.

  • ¿Cuáles son las causas de la contaminación lumínica?

El origen es el uso de un alumbrado ineficiente, excesivo, y mal diseñado, que envía la luz hacia el cielo o a zonas donde es innecesaria y en momentos en los que no cumple ninguna función. Más de 10 millones de farolas alumbran cada noche la Península Ibérica. La iluminación de las ciudades (tanto de alumbrado como ornamental) y la proximidad de grandes industrias son los principales detonantes de esta contaminación. Bilbao, Zaragoza, Valencia y Barcelona se sitúan por delante de la capital, Madrid que no es la urbe más contaminada porque su luz no es la más intensa, según un estudio de la Universidad de Exeter (Reino Unido).

  • ¿Desde cuándo hay contaminación lumínica?

Hasta finales del siglo XIX la única iluminación de las ciudades se hacía con lámparas que equivalían a una moderna bombilla de 2,5 vatios. La “carrera hacia la luz” se inició a principios del siglo XX con la invención de la electricidad comercial, convirtiéndose en omnipresente a finales del siglo. Y es que la iluminación nocturna se asocia con modernidad, progreso y seguridad.

qué es la contaminación lumínica. cielo nocturno circumpolar

La iluminación se considera un símbolo de progreso y desarrollo. Fotografía: Eduardo González.

 

  • ¿Es más seguro un entorno iluminado?

Depende. Bien iluminado sí. Mal iluminado no. La expresión “Oscuro como boca de lobo” se emplea para describir un lugar sin luz, lúgubre y que, por tanto, como este animal, infunde temor. Y es que la luz se asocia culturalmente con seguridad pues si vemos bien, también vemos venir cualquier peligro. Es cierto, pero para ver bien, necesitamos que se ilumine correctamente, en intensidad y posición, la zona por la que transitamos. El resto de luz sobra. Sobra y puede provocar deslumbramientos y transiciones repentinas entre zonas en sombra, algo peligroso para peatones y conductores.

  • ¿Cómo afecta la contaminación lumínica a la salud?

 Los seres humanos tenemos una hormona llamada melatonina que regula el sueño. Lo hace a través de la luz de ambiente y le indica al cuerpo si es de día, y el cerebro tiene que activarse, o si es de noche, y por tanto tiene que descansar. Con la luz artificial que generamos, sobre todo luz blanca, de bombillas LED, móviles, pantallas de ordenadores etc. activamos al cerebro hasta casi el momento de acostarnos, en que dejamos de usar alguno de estos dispositivos.  Por ello el cerebro no genera melatonina y disminuye la calidad del descanso, lo que facilita la aparición de ansiedad, depresión y estrés; baja las defensas del cuerpo ante enfermedades y virus y disminuye el rendimiento físico y mental durante el día.  Recientes estudios advierte de que la contaminación lumínica aumenta el riesgo de padecer algunas enfermedades como trastornos del sueño, irritabilidad, cuadros depresivos, obesidad e incluso aumenta la incidencia de algunos tipos de cáncer en humanos.

 

qué es la contaminación lumínica. cómo afecta a la fauna

El 90% de los animales tienen hábitos nocturnos que se ven alterados por la iluminación excesiva. Fotografía: Luis Alfonso Apausa.

 

  • ¿Cómo repercute en animales y plantas?

 Desde que se pone el sol al amanecer es el momento de máxima actividad para muchos animales. Y es que la mayoría de las especies tienen hábitos nocturnos y realizan durante la noche sus actividades de apareamiento, oviposición, caza, desplazamiento, etc.

La sobreiluminación de y en las proximidades de las ciudades y pueblos ha alterado el ciclo natural de muchos animales (mamíferos voladores y vertebrados, aves, anfibios, peces, reptiles, zooplancton y sobre todo insectos). Esto ha reducido el número de algunas especies hasta el peligro de extinción.  Y, ya sabemos, cada ser, por minúsculo que sea, tiene una función en el ecosistema. Un ejemplo:  esos, aparentemente insignificantes, insectos que se vuelven locos dando vueltas a la luz de una farola hasta agotarse y morir, son vitales para la polinización de las plantas y una fuente de proteínas para otros animales de la cadena trófica, como son las aves.

La contaminación lumínica afecta a la flora, la fauna, los ritmos circadianos y las relaciones depredador/presa, a las especies migratorias, especialmente las aves», explica Raúl Muñoz, presidente del Grupo de Observadores Astronómicos de Ávila (GOAA).

  • ¿Cómo afecta a la astronomía y a su divulgación?

Los observatorios son nuestra ventana para descubrir y aprender sobre el universo y los astrónomos y astrofísicos los que abren esa ventana. Debido a la contaminación lumínica su trabajo se dificulta enormemente. Un ejemplo: Durante siglos se podía observar a simple vista las visitas del cometa Halley y deducir su periodicidad (unos 76 años aproximadamente) algo impensable ahora.

“No parece que tenga sentido complicar la vida a los científicos y limitar su capacidad de observación teniendo tanto por aprender del universo como tenemos” explica Carlos González Aznar, matemático, astrofísico y divulgador segoviano ( www.laboratoriodeastronomía.com).

En el siglo XIX los observatorios estaban en el centro de las ciudades, pero hoy se ubican en lugares alejados, con poca población y con normativas más o menos estrictas sobre iluminación.  Y es que la contaminación lumínica aumenta artificialmente el brillo del cielo nocturno lo que impide o dificulta la visibilidad de las estrellas y demás astros del firmamento.

 

qué es la contaminación lumínica. cómo afecta a la Observación astronómica

Aficionados observando el cielo. Esta fotografía y la de portada son de Carlos González Aznar, www.laboratoriodeastronomía.com).

La luz se difunde por la atmósfera y su efecto se deja sentir hasta decenas e incluso cientos de kilómetros de distancia de su origen.  Un ejemplo: La contaminación lumínica de Madrid se puede divisar hasta a 100 km, siendo visible en las provincias de Toledo, Cuenca, Soria, Segovia, Teruel, Guadalajara e incluso en las de Ciudad Real y Burgos.

“Recuerdo perfectamente la calidad de los cielos durante los años 90 y a nadie sorprenderá que diga que ya no son ni tan buenos ni tan oscuros. Cada vez hay que irse más lejos y más alto para conseguir esa pureza de cielo que deseamos”, explica Jon Teus, astrodivulgador de Observar el Cielo,www.observarelcielo.com

¿Cuánto cuesta la contaminación lumínica?

 Toda la luz enviada hacia arriba, lateralmente y hacia espacios donde no hace falta, es un despilfarro de energía y dinero. Más del 85% del territorio de la Unión Europea está sujeto a cierto grado de iluminación artificial. España es el país europeo que más gasta en alumbrado público por habitante pero también el que más despilfarra, el que peor ilumina, por lo que es el mayor foco de contaminación lumínica de Europa,  según el estudio de investigación Variación espacial, temporal y espectral de la contaminación lumínica y sus fuentes”,

Esta dinámica lejos de corregirse va en aumento. En el año 2007 España gastaba unos 450 millones de euros al año en iluminación exterior, en 2012 la cifra ascendía a los 820 millones y en 2017 rondó los 950 millones de euros anuales, según Smart Lighting, casi el triple de lo que se destina al alumbrado en Alemania y Holanda.

Madrid es la ciudad europea con más polución de este tipo, pero no parece que haya voluntad de paliarlo. Su alcalde, José Luis Martínez-Almeida, la pasada Navidad volvió a competir en un absurdo pique con el alcalde de Vigo, Abel Caballero, a ver qué ciudad era capaz de instalar más luces navideñas y el consistorio municipal se gastó más de tres millones de euros en el alumbrado, un 27, 7% más que el año anterior. Resulta paradójico que las 7 estrellas del escudo de la ciudad simbolicen a la osa mayor, y que su osa, que no oso, haga referencia a esta constelación que, debido a la contaminación lumínica, resulta imposible vislumbrar en el cielo de la capital.

qué es la contaminación lumínica. cómo afecta a la Observación astronómica

La luna sobre «El Pirulí», Madrid. Fotografía: Eduardo González.

  • ¿Cómo iluminar correctamente?

Para reducir la luz que se envía al cielo y conseguir el equilibrio entre iluminación, ahorro y respeto al medio ambiente estas son algunas indicaciones:

  • Disminuir el consumo: iluminar solo donde y cuando sea necesario. Usar únicamente la potencia necesaria, instalar luces que se activen con la presencia humana, apagar o bajar la intensidad del alumbrado a partir de cierta hora, son algunas de las posibilidades.
  • Utilizar lámparas monocromáticas de sodio a baja presión porque no utilizan metales pesados y consumen 5 veces menos que las incandescentes, 2,2 veces menos que las de mercurio y 1,5 veces menos que las de sodio a alta presión o fluorescentes.
  • Dirigir el haz de luz hacia abajo, nunca orientar los focos por encima de la horizontal y apantallarlos correctamente. No hay que utilizar lámparas de bola sin pantalla totalmente opaca y reflactora ya que desperdician el 50% de la electricidad que consumen. Conviene, siempre que sea posible, utilizar pantallas asimétricas ya que son un 25% más eficientes en cuanto a iluminación.
  • Iluminar siempre de arriba abajo y si no es posible orientar los focos para evitar que estos envíen luz por encima del objeto o edificio que se quiere iluminar y deslumbren a peatones y conductores.

 

  • ¿En cuánto se reduce el gasto en iluminación si se ilumina correctamente?

El funcionamiento de todas las luminarias que están repartidas por el Estado suponen el 42% del consumo de energía del sector de servicios públicos, según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía IDAE. Es posible invertir en su mejora y así a la par que se reduce la contaminación lumínica se reduce el gasto energético. Según este organismo la inversión en su mejora ahorraría un 30% de este consumo por lo que, aunque resulta costoso, en poco tiempo se amortiza.  Además, hay numerosas ayudas públicas para fomentar la eficiencia energética como este organismo, IDAE, y otras instituciones a nivel autonómico y europeo.

Teniendo en cuenta en que la mayoría (95%) del consumo de energía del sector de servicios públicos corresponde a instalaciones propiedad de los Ayuntamientos, es prioritario que estos tengan una adecuada iluminación y ordenanzas municipales donde se fijen las condiciones que deben cumplir las instalaciones de alumbrado exterior.

«Particulares y empresas tienen que concienciarse y poner en práctica la protección del cielo nocturno. Este es un tren que está arrancando: en nuestra mano está subirnos voluntariamente al vagón de primera clase o vernos obligados a ello legislativamente en unos años, en el vagón de cola. La noche oscura es patrimonio de todos, pero también es responsabilidad de todos», explica Raúl Muñoz, presidente del GOAA. 

 

Mapa de contaminación lumínica en España

Mapa de contaminación lumínica en España

 

  • ¿Qué normativa hay sobre contaminación lumínica?

En España, la contaminación lumínica se regula dentro del marco general de la ley de protección de la atmósfera de 2007 que obliga a las administraciones “a prevenir, minimizar y corregir los efectos de la contaminación lumínica en el cielo nocturno”. Asimismo el Ministerio de Medio Ambiente es consciente del problema y, aunque lentamente, comienza a prestarle atención y reconoce que “ … la contaminación lumínica presenta consecuencias perjudiciales para la biodiversidad y el medio ambiente en general”.

Las iniciativas para frenar esta contaminación dependen de la voluntad de las distintas administraciones que tienen competencias en el área energética: central, autonómica y local. Las Comunidades Autónomas de Canarias, Cataluña, Navarra e Islas Baleares ya tienen leyes al respecto. La primera ley autonómica de España dedicada a la protección del cielo fue la la Ley 6/ 2001 de ordenación ambiental para la protección del medio nocturno, aprobada por la Generalitat de Catalunya. Otras están en proceso de elaboración o trámite y numerosas ordenanzas municipales tratan el problema, pero, debido a lo novedoso del tema es preciso una información detallada por parte de los expertos para buscar las mejores soluciones lumínicas.

¿Cómo se mide la contaminación lumínica?

 Existen en el mercado empresas de consultoría en iluminación y gestión ambiental que utilizan equipos específicos de medición y, con rigor técnico y científico, determinan y certifican la calidad del cielo de un área geográfica que, por ejemplo aspira a conseguir un determinado certificado Starlight (Reserva, Destino, Paraje Starlight, etc.).

«Las medidas del brillo del cielo se toman teniendo como referencia el cenit, es decir el cielo que hay sobre nuestras cabezas, lo que no quiere decir que el horizonte no tenga contaminación lumínica de hecho, es bastante difícil en la Península Ibérica encontrar un Horizonte que no esté contaminado«, explica Susana Malón, Física y Astrónoma, que divulga los problemas que acarrea. En la empresa que dirige, Lumínica Ambiental, realizan mediciones de la calidad del cielo nocturno y asesoran, a entidades públicas y privadas, en proyectos de alumbrado adecuados a fin de reducir la contaminación lumínica. Entrevista con Susana Malón aquí.

 

qué es la contaminación lumínica. cómo afecta a la Observación astronómicaContaminación lumínica

El movimiento Starlight lucha por combatir la contaminación lumínica. Fotografía: Proyecto europeo Night Light, en el que participa la Diputación de Ávila.

 

Al margen de los grandes proyectos que exijan certificación de la calidad del cielo, para los simples aficionados ya hay en el mercado una aplicación para el teléfono móvil que nos puede orientar sobre ello.  Se llama Loss of the Night, ó Pérdida de la Noche, está basada en Google Sky Map y, previo pago, permite monitorizar el brillo del cielo a través de los ojos, buscar estrellas concretas y saber su nombre.

Esta aplicación o app, divertida y educativa, genera una importante información científica ya que los datos se envían anónimamente al proyecto GLOBE at Night (http://www.GLOBEatNight.org), donde los científicos los podrán ver en un mapa y comparar con otras observaciones procedentes de todo el mundo. Así formaremos parte de una red global de ciencia ciudadana con la que contribuiremos a proteger el cielo estelar.

Además, 3 universidades españolas: la Universidad Complutense de Madrid (UCM), la Universidad de Santiago de Compostela y la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) han ideado un nuevo sistema que mide la contaminación lumínica con imágenes de satélite.

 

En el siguiente enlace se puede consultar la contaminación lumínica por países:  www.lightpollutionmap.info

¿Quién lucha contra la contaminación lumínica?

En los últimos años han nacido algunas  organizaciones implicadas en la defensa, protección y mejora del cielo nocturno como la Fundación Starlight, https://www.fundacionstarlight.org/ y la asociación Cel Fosc https://www.celfosc.org/  .

Creada por el Instituto Astrofísico de Canarias, (IAC) el fin de la Fundación Starlight es la difusión de la astronomía y la promoción, coordinación y gestión del movimiento Starlight.  Sus principios emergen de la “Declaración Starlight en Defensa del Cielo Oscuro y de la Luz de las Estrellas”, La Palma (2007) que parte de la consideración del cielo oscuro como un derecho inalienable de la humanidad por importancia no solo como recurso científico y cultural, sino para la biodiversidad, el medioambiente, factor de calidad de vida y desarrollo económico a través del turismo de estrellas.

La Fundación Starlight, con personalidad jurídica propia, otorga un sello de calidad del cielo a las regiones que hacen un esfuerzo por proteger los cielos nocturnos y combatir la contaminación lumínica. El sistema de certificación aporta un gran prestigio a la zona que lo tiene y ayuda a fomentar el turismo estelar.  Más información sobre contaminación lumínica en la Guía básica sobre el alumbrado: https://www.fundacionstarlight.org/enlaces_de_interes.html

También hay asociaciones como Cel Fosc, https://www.celfosc.org/ que combaten la contaminación lumínica y luchan por proteger los cielos nocturnos y  numerosas empresas como Lumínica Ambiental  que asesoran sobre cómo iluminar correctamente.

Logotipo Fundación Starlight

Logotipo Fundación Starlight

 

¿Hay contaminación lumínica en Gredos ?

Gredos Norte tiene un cielo magnífico, de los mejores de la Península Ibérica. Y no es una opinión, su calidad está certificada  desde 2013 por la Fundación Starlight que lo reconoce como Destino turístico Starlight. Además, el Parque Regional de Gredos es ya la primera Reserva Starlight   de Castilla y León y la decimoquinta de España. Estos certificados acreditan la calidad de su cielo nocturno y confirman su compromiso, como espacio natural, de protegerlo y facilitar el acceso a la luz de las estrellas.

La sustitución del alumbrado público de los pueblos de Gredos Norte sigue siendo una asignatura pendiente. La mayoría de los Ayuntamientos no es consciente de las nocivas consecuencias para la salud y el medioambiente que supone la contaminación lumínica y se plantea la renovación del alumbrado unicamente como una forma de ahorro. No obstante, aunque tímidamente, algunos municipios ya se están dando los primeros pasos.

 

Eva Veneros Hernández

Casa del Altozano, Base de Polaris

 

Casa rural en Gredos

Si quieres recibir nuestras noticias frescas para estar al tanto de lo que pasa en Gredos escribe tu email aquí:

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies