El Apagón de la Cuarentena

Gredos en los tiempos del Coronavirus
abril 10, 2020
Asenorg presenta «Descansa en Gredos, te lo mereces»
abril 19, 2020

Para celebrar un cumpleaños normalmente se apagan las luces y se encienden las velas. Hoy, 20 de abril de 2020, tras 36 noches de cuarentena por el Coronavirus solo nos piden que esta noche hagamos lo primero y contemplemos por un momento el cielo.

Es solo un gesto, uno de tantos estos días, que pretende recordarnos el valor de las cosas sencillas, como disfrutar de la visión de un cielo estrellado, algo que hemos dado por seguro, y que sin darnos cuenta vamos perdiendo.

 La luz excesiva con que alumbramos calles y casas nos roba el cielo. Y si un día dejamos de poder mirarlo… ¿dónde encontraremos las respuestas que siempre nos ha dado el universo?

 

contaminación lumínica gredos

El cielo desde la Ermita de Nuestra Señora del Espino, en Hoyos del Espino.Tomadas en Gredos Norte, tanto esta fotografía como la principal son de Eduardo González.

 

En este ya largo mes de cuarentena por el Coronavirus seguro que muchos hemos puesto en algún momento la vista en el firmamento. Unos en busca de razones y consuelo otros como oración, algunos sencillamente buscando un punto de fuga en este encierro. No es nada nuevo. Desde los orígenes de la humanidad los hombres han contemplado al cielo en busca de respuestas, científicas y de las otras.

Muchos, los que estáis confinados en ciudades, veréis desde casa solo un trocito de cielo, iluminado por farolas, bombillas y luces de neón, una pequeña parcela del universo en la que con suerte se adivinará alguna estrella. A los que vivimos en pueblos muy pequeños el negro de la noche y el brillo de los astros nos acompañan en este duelo. No sé si encontramos respuestas a la pandemia, pero sí consuelo. Su belleza sobrecoge,  reconforta y te hace sentir muy, muy pequeño.

 

luna rosa gredos

Luna «rosa» de cuarentena, que no fue rosa pero sí hermosa. Tomada por Eva Veneros el pasado 7 de abril, desde su ventana, en Barajas, Navarredonda de Gredos.

 

Los primeros que se dieron cuenta de la progresiva pérdida de los cielos oscuros y la luz de las estrellas fueron los que estaban más cerca de ellas, los canarios.  Un 20 de abril de hace 13 años decidieron actuar para cambiarlo. Y allí, en Canarias, en la isla de la Palma para más señas,  lograron que numerosas instituciones internacionales como la UNESCO,  o la  IAU (Unión Astronómica Internacional, entre otras,  firmaran la  “Declaración Starlight en Defensa del Cielo Oscuro y de la Luz de las Estrellas”,  La Palma (2007) .

Este compromiso mundial  parte de la consideración del cielo oscuro como un derecho inalienable de la humanidad por importancia no solo como recurso científico y cultural, sino para la biodiversidad, el medioambiente, factor de calidad de vida y desarrollo económico a través del turismo de estrellas.  Su rubrica se celebra desde entonces en esa fecha con la  “Noche Mundial en Defensa de La luz de las Estrellas,» organizada cada 20 de abril por la Fundación Starlight con distintos actos. Este año, como todo, será desde casa.

https://fundacionstarlight.org/apartados/noche-mundial-starlight-2020/323.html

 

contaminación lumínica

La contaminación lumínica impide ver con claridad estrellas y otros astros. Fotografía de Carlos González Aznar, astrofísico y divulgador www.laboratoriodeastronomía.com.

 

A la Fundación Starlight, avalada por el Instituto Canario de Astrofísica (IAC), y a otros expertos he acudido, en estos días de reflexión forzosa por la cuarentena, para entender qué nos está impidiendo apreciar la belleza del cielo estrellado y disfrutar de la contemplación del firmamento. La repuesta de todos sobre la razón ha sido unánime:  La  culpable es la contaminación lumínica, un enemigo silencioso que tiene graves consecuencias para la salud, el medio ambiente y la economía.  Un problema mundial al que ni siquiera escapan los municipios más pequeños, como los de Gredos Norte, destino turístico Starlight.

contaminación luminica

La deficiente y excesiva iluminación impide contemplar el cielo nocturno. Fotografía: www.observarelcielo.com

Pero qué es, porque si bien la contaminación atmosférica es algo que todos conocemos, la lumínica es aún una gran desconocida pero, no por ello menos presente y peligrosa. Hay cierto consenso en definirla como el resultado de la emisión de luz, durante la noche, a través de fuentes artificiales en intensidades, direcciones y horarios innecesarios e inadecuados para alumbrar una zona. Es decir, no es solo el resultado de alumbrar mucho sino, y sobre todo, de alumbrar mal, de utilizar un alumbrado ineficiente, excesivo, y mal diseñado, que envía la luz hacia el cielo o a zonas donde es innecesaria y en momentos en los que no cumple ninguna función.

También existe cierto acuerdo sobre las consecuencias que tiene sobre la salud, el medio ambiente, la astronomía y su divulgación, etc.

 

zorro gredos

El 90% de los animales tiene hábitos nocturnos que estamos alterando con la contaminación lumínica. Fotografía: Luis Alfonso Apausa

 

La contaminación lumínica afecta a los seres humanos causando trastornos del sueño, irritabilidad, cuadros depresivos, obesidad e incluso aumenta la incidencia de algunos tipos de cáncer en humanos.  Además, afecta a la flora, la fauna, los ritmos circadianos y las relaciones depredador/presa, a las especies migratorias, especialmente las aves «, explica  Raúl Múñoz, presidente del Grupo de Observadores Astronómicos de Ávila (GOAA).

Además de estas consecuencias para la salud y el Medio Ambiente, la contaminación lumínica dificulta enormemente el trabajo del estudio del universo a los astrónomos y astrofísicos y supone una dificultad añadida para la divulgación de la astronomía y el despegue del turismo estelar.

“Recuerdo perfectamente la calidad de los cielos durante los años 90 y a nadie sorprenderá que diga que ya no son ni tan buenos ni tan oscuros. Cada vez hay que irse más lejos y más alto para conseguir esa pureza de cielo que deseamos”, explica Jon Teus, astrodivulgador de Observar el Cielo, www.observarelcielo.com

 

La ciencia necesita de cielos sin contaminación para avanzar en la investigación del universo. Fotografía de Jon Teus, de Observar el Cielo. www.observarelcielo.com

 

En Gredos Norte, destino turístico Starlight desde 2013, la escasa contaminación lumínica es fundamental para el trabajo de divulgación.  “Somos unos privilegiados en la observación del cielo nocturno y en poder desarrollar actividades de astroturismo, pero no se nos puede olvidar lo más importante, somos unos privilegiados porque esa ausencia de luz en la noche afecta muy positivamente a nuestra salud, a los biorritmos, los descansos y también tiene un efecto muy positivo sobre la fauna, que no sufre alteraciones cómo cambios en los hábitos, migraciones, etc.” explica Miriam Gil,  monitora Starlight  de Astroturismo en Gredos  (astroturismogredos.es).

 

contaminación luminica

Ávila capital desde Narrillos de San Leonardo. Fotografía de Raúl Múñoz, presidente del Grupo de Observadores Astronómicos de Ávila (GOAA).

 

En la mayoría de los pueblos de Gredos Norte el alumbrado público está anticuado, sobredimensionado, genera contaminación lumínica, está mal diseñado, despilfarra energía y supone un importante desembolso económico para las arcas municipales. Su renovación es uno de los retos pendientes.

 

Eva Veneros

Casa del Altozano

Casa rural en Gredos

Si quieres recibir nuestras noticias frescas para estar al tanto de lo que pasa en Gredos escribe tu email aquí:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies