Crónica de una conjunción anunciada:
Conjunción Júpiter Saturno

La Casa del Altozano recibe el Premio Internacional Starlight al Mejor Alojamiento Starlight
diciembre 14, 2020
8 experiencias únicas en Gredos
enero 30, 2021

Ahora o nunca. Para muchos será la última oportunidad de verlo. El 21 de diciembre de 2020 tendrá lugar el máximo acercamiento en la conjunción de Júpiter y Saturno, los mayores planetas del Sistema Solar. Empieza el invierno con un fenómeno astronómico que no se veía desde la Edad Media y no volverá a verse hasta 2080.

 

Puede que estuviera nublado aquella madrugada del 5 de marzo.

Lo que es seguro es que no había ninguna luz artificial que dificultara la visión del cielo nocturno. Tampoco ningún telescopio que la facilitara.

Probablemente solo unos pocos tenían alguna explicación para el sorprendente brillo de aquel objeto del cielo.

La humanidad llevaba siglos utilizando las estrellas para medir el tiempo y las estaciones, y solo cuatro locos  se aventuraban por el mar o el desierto en sus travesías nocturnas, sin brújula aún, siguiendo únicamente los patrones del cielo para orientarse.

La astronomía, una de las ciencias más antiguas, no había hecho sino despegar y el estudio de los astros solo estaba al alcance de una minoría de eruditos, que aún creían que todo el universo giraba alrededor de la Tierra.

Ilustración del libro Planetarium. Editorial Impedimenta.

Ilustración del libro Planetarium. Editorial Impedimenta.

 

Corría el año 1226, se empezaba a construir la catedral gótica de Toledo, una ciudad donde convivían varias culturas, como en tantos reinos. Soplaban vientos de Reconquista, de gestas y romances cantados por juglares; moría Francisco de Asís a los 44 años, bastante mayor para la media en una sociedad propensa a hambrunas y epidemias; empezaban a despertar las ciudades al rebufo del comercio; Fernando III reinaba en Castilla y algunos buscavidas y nobles de bajo rango se lanzaban a Las Cruzadas.

Así estábamos, así éramos, la última vez que hubo una conjunción de Júpiter y Saturno, como la que habrá el próximo 21 de diciembre de 2020.  El mundo ha cambiado tanto que se podría decir que vivimos en un planeta diferente.

 

Saturno

Saturno. Fotografía de Juan Francisco Gil Gutierrez. Las de portada también son suyas.

 

Gracias al avance de la Ciencia y la astronomía, después de casi 800 años sabemos exactamente qué es esa “estrella” tan especial que vieron en la Edad Media.  Sabemos que se trata de dos planetas, y sabemos a qué distancia exacta están, cuál es su composición, cómo se formaron, cómo se mueven, por qué brillan, qué tamaño tienen, qué edad, qué temperatura hay en ellos, por qué tienen ese color, cuáles son sus satélites….

Ahora somos capaces incluso de predecir cuándo será la próxima conjunción de estas características, el 15 de marzo de 2080 y la siguiente, en 2400. Sabemos, por consiguiente, que, para gran parte de nosotros, será la última oportunidad de verlo.

 

Júpiter

Júpiter. Fotografía: Jon Teus, de Observar el Cielo, tomada en Polaris, observatorio astronómico en Barajas, Navarredonda de Gredos, Ávila

 

Sabemos…, bueno, los astrónomos tienen infinidad de datos sobre esta conjunción, pero no es cosa de contarlo aquí todo.  Solo un mínimo “aperitivo”. Espero que no se le indigeste a nadie, que la astronomía, no siempre es fácil de digerir.

Sabemos que:

  • Una conjunción es una aproximación de dos astros en perspectiva; los astros pueden ser un planeta y una estrella, dos planetas, un planeta y la Luna, o un planeta y el Sol. En este caso dos planetas. Los más grandes de nuestro Sistema Solar, Júpiter y Saturno, que se verán, aparentemente juntos en el cielo vespertino, del 17 al 21 de diciembre. El mayor acercamiento en la conjunción, visto desde la Tierra en siglos, se producirá a las 19:27 (18:27 UTC) el día 21 y, estarán tan cerca, aparentemente, que, durante un breve tiempo, parecerán ser un planeta doble.
  • Una conjunción de Júpiter y Saturno es inusual, pero no es algo excepcional. De hecho, puede darse 4 o 5 veces cada 100 años. Han transcurrido casi 400 años desde que ambos estuvieron tan cerca el uno del otro, y casi 800 años desde que el encuentro puede verse por la noche. En la alineación de hace 400 años el Sol se encontraba muy cerca de nuestra línea de visión de los planetas y, por tanto, su brillo impedía verlos.

 

Saturno

Saturno. Fotografía de Juan Francisco Gil Gutierrez. Las de portada también son suyas.

  • Esta conjunción de los dos planetas es especial porque su alineación es muy cercana, la separación angular de estos gigantes gaseosos será de tan sólo 6.11 minutos de arco (como referencia, la Luna llena ocupa unos 30 minutos de arco). La distancia entre ellos será tan pequeña, que podrán ser observados al mismo tiempo a través de un telescopio. La cercanía, por supuesto, es una cuestión de perspectiva: en realidad estos dos planetas están separados por cientos de millones de kilómetros; la distancia real será de más de cinco veces  la distancia de la Tierra al Sol, que es de 150 millones de km, de media.

 

  • La “Gran conjunción”  se ha dado en llamar  «Encuentro de Gigantes» porque Júpiter y Saturno son dos gigantes gaseosos. Popularmente también ha sido bautizada  como “estrella de Navidad” o  “Estrella de Belén” porque algunas teorías apuntan que una conjunción de este tipo podría ser la explicación científica del astro que, según los evangelios cristianos, guio a los Reyes Magos hasta el portal de Belén.

 

jupiter

Júpiter. Fotografía de Juan Francisco Gil Gutierrez

 

  • La conjunción también tiene de especial que ese día, el 21, es el más corto del año, empieza el invierno, el cambio de estación será concretamente en España a las 11:02 horas. Es el llamado Solsticio de invierno (del latín “solstititum” que significa “sol quieto”) que se produce cuando la Tierra se encuentra cerca del perihelio, la posición más cercana al sol (a 147,7 millones de km).

 

  • El fenómeno será visible (si las nubes no lo impiden) a simple vista una hora después de que se esconda el Sol, desde casi cualquier lugar de la Tierra​, aunque se verá mejor cuanto más cerca se esté de la línea del Ecuador, dado que allí durará más tiempo.  Si podemos verlo a través de un telescopio mucho mejor, pero si no, es recomendable buscar un lugar alto, sin contaminación lumínica, con el horizonte lo más plano posible y comenzar a observar en cuanto empiece a oscurecer en dirección Suroeste. Hay que estar atentos porque se ocultarán rápido.

 

Saturno

Saturno.Fotografía: Jon Teus, de Observar el Cielo, tomada en Polaris

 

  •   Para la Astrología, disciplina sin base científica, que trata de demostrar cómo los astros influyen en cómo somos y en lo que va a ocurrir en el futuro, una conjunción excepcional como esta es presagio de grandes cambios sociales y políticos en el mundo. El Siglo XIII, cuando se produjo  la Gran Conjunción de 1226, las estructuras del mundo feudal comenzaron a tambalearse y transformarse. ¿Se hablará en 2080 de cambios tan notables después de ésta conjunción de 2020? Quizás, lo que sí tengo casi seguro es que, dentro de 60 años, no estaré aquí para contarlo, otros juglares vendrán…

 

Eva Veneros Hernández

  Casa del Altozano. Base de Polaris

Casa rural en Gredos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies